¿Queremos un “Chichón Dioxitek” en el barrio?

La planta de Dioxitek que se construye en Formosa producirá tres veces más que la de Córdoba, es decir, 460 toneladas de óxido de uranio al año.

Un físico nuclear con­sultado por 5días dijo que debemos respetar la soberanía argentina y su experticia nuclear, que el proceso de preparar combustible nuclear (dióxido de uranio) no tendría impacto, que los argentinos tienen una larga historia sin accidentes porque son excelentes para manejar la energía nuclear.

Vayamos por partes.

Es cierto, Argentina tiene una larga experiencia en energía nuclear, la más antigua del continente después de EE.UU. Pero eso no los vuelve inmunes a los riesgos. Es inexacto que no haya ha­bido accidentes, porque el 23 de septiembre de 1983 se produjo uno de nivel 4 en el Centro Ató­mico de Ezeiza mientras operaban un reactor de investigación. Un técni­co recibió una dosis letal de radiación y falleció dos días después. Otras trece personas quedaron expuestas a dosis me­nores. El hecho quedó documentado en el informe SSINS-6835 de la Comisión de Regula­ción Nuclear de Estados Unidos (USNRC) bajo el título “Fatality at argen­tine critical facility”. El incidente fue sepultado en los archivos de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

En cuanto a que la fabricación de dióxido de uranio carece de impac­to, deberíamos pregun­tarles a los residentes Córdoba capital qué opinan del “chichón” de basura nuclear en donde se amontonan 57.000 toneladas de residuos de la planta Dioxitek cuya replica, en construcción en Formosa, producirá tres veces más que la de Córdoba, es decir, 460 toneladas de UO2 al año. ¿Nos veremos muy pronto frente a una montaña de 150.000 toneladas de basura de alto impacto ambiental cruzando el río? ¿Por qué Mendoza y La Rioja se negaron a hospedar la productora de UO2? Son demasiadas preguntas sin respuesta como para que el Gobierno se conforme con cualquier explicación. Nosotros no.

También podría gustarte