Altos es nuevo polo de desarrollo inmobiliario

Emprendimientos se alzan en la ciudad y valorizan propiedades

La cercanía con la ciudad veraniega, San Ber, es lo que hace atractiva a la ciudad de Altos,  que se convirtió en un destino prometedor para el negocio de los lotes. Además de esto, la riqueza natural que posee y los bajos precios de los terrenos, son otros factores tenidos en cuenta por los inversores, de acuerdo a referentes del rubro.

Ubicada a 60 kilómetros de Asunción, la mayoría de las propiedades se adquieren para establecer un lugar alternativo de relajamiento en los fines de semana, en dimensiones mayores a la base de 12×30.

“Altos es una opción en este momento, antes esa opción era Areguá, pero ahora los terrenos base están en un promedio de G. 60 a 80 millones, en cambio en Altos, los precios están en un promedio de G. 25 a 30 millones dependiendo de la distancia de la ruta asfaltada”, señaló Arnaldo Domínguez, del portal de Bienes Raíces Paraguay.

Desde la inmobiliaria Sumá, también ofrecen propiedades de mayor dimensión para loteamientos. “Tenemos terrenos grandes que están  para lotear. Ahora es un buen momento para comprar. Todavía hay porciones de tierra muy grandes  que tenemos para lotear. Los precios varían dependiendo la ubicación”, indicó Javier Talavera, director de la firma. Los precios por hectárea van desde los G. 20 millones en zonas menos desarrolladas, y a G. 70 millones las de mejor acceso.

DEMANDA
De acuerdo a Domínguez, anteriormente la ciudad más demandada era San Bernardino, sin embargo  hoy la ciudad veraniega se encuentra saturada y los costos son muy elevados. Como las reglas de cotización lo establecen, los precios en Altos varían de acuerdo al desarrollo inmobiliario que se dé en el área abarcada. Por ejemplo, si los terrenos se ubican en un punto cercano a las famosas granjas Don Papalo, Lo Nuestro, Santoro, u otros, su valor varía; así también, se condiciona por factores como la orientación geográfica y los servicios públicos como electricidad.

Otro de los factores a tener en cuenta al considerar una inversión en este punto de la Cordillera, es que la porción de tierra no esté situada en un “barranco”, según apuntó el director de Bienes Raíces. Dado que la ciudad se ubica en un cerro, existen muchas pendientes. Por ello,  mayormente a pesar de la vista que otorga la ubicación de los terrenos, probablemente se deba duplicar la inversión para lograr la nivelación en piedra bruta para una construcción.

Domínguez ejemplificó que anteriormente el precio por hectárea en zonas aledañas a la famosa granja Don Papalo, se valuaba en G. 60 millones; hoy, esa misma porción de tierra tiene un precio de G. 120 millones.

“Hubo en algún momento gente de Taiwán que estuvo buscando terrenos muy grandes para instalar una universidad, la gente escuchó eso y automáticamente empezó a subir los precios, pero tampoco hay esa locura como Asunción de precios inflados”, indicó Domínguez.

Agregó que en el trayecto que une a Saltos con San Bernardino, dentro de unos cuatro años los precios podrían ir subiendo, comparado con la valorización que seguirá teniendo la salida de Altos y Loma Grande. “En ese trayecto del centro de la ciudad, yendo hacia Loma, hay muchos emprendimientos inmobiliarios, hay muchas familias que en algún momento compraron y en este momento están viendo la forma de venderlo así como tienen, o para lotear”, explicó detallando que la mayoría hoy busca adquirir terrenos ya loteados.

Además de las grandes inversiones inmobiliarias que se están viendo en esta ciudad, también un gran porcentaje de ellos son para particulares, según Domínguez. La población en gran parte está compuesta por alemanes, y la mayoría de los compradores provienen de Luque y Fernando de la Mora. Domínguez explicó que la mayoría de los asuncenos todavía apuesta por propiedades en Aregua y San Bernardino.

 

También podría gustarte