Amor por la cocina se refleja en sus platos

Lapatiss

Por Juan Martínez Castillo
[email protected]

 

María Martínez es una cocinera que se define como ¨Maker¨, le encanta crear, conocer cosas nuevas y por sobre todo trabajar por su cuenta. Para poner todo esto en práctica empezó con su negocio denominado Lapatiss.

¨Empecé con estos trabajos cuando concluí la carrera de gastronomía hace 10 años, y desde hace tres años inicié propiamente con este proyecto mediante mi local, que lo considero como un sueño cumplido¨, señaló la cocinera.
Martínez ve a la gastronomía como un campo laboral lindo pero duro, en donde uno debe amar lo que hace y estar siempre en el trabajo. ¨La cocina debe ser un batallón y debe haber una cabeza. Es un rubro en el que uno trabaja cuando otros descansan. Pero si a uno le va bien es porque ama lo que hace¨, mencionó.
En Lapatiss cuentan con alimentos dulces y salados, y destaca un menú elaborado a base de huevos, que lo plantearon principalmente para desayuno, pero para sorpresa de Martínez se solicita en distintos horarios.
Ofrecen platos con un costo que va de G.25 mil a G.30 mil. Para desayuno o meriendas se especializan en café, mixtos y otros alimentos que tienen un costo de G. 10mil a G. 15 mil. ¨Por G. 50mil uno puede gozar de un completo desayuno¨, refirió María.

Una peculiaridad es que no venden gaseosas ni agua embotellada. En lugar de eso ofrecen jugos naturales y el agua que utilizan para café y otras bebidas lo consiguen mediante un sistema de filtros. ¨Tiene lógica si uno tiene botellitas y las llevas contigo, pero sino las consideramos un desperdicio¨, detalló.

Refiriéndose al nombre, la emprendedora contó que se dio de una manera graciosa. ¨Ese nombre se lo puso la gente. Cuando iniciamos fue con dulces, y el nombre era La Patissería de María, después de agregar café y demás alimentos cambiamos el logo y decidimos quedarnos con el nombre¨, contó la propietaria.

La evolución de su local fue gradual y Martínez señala que esto le sirvió para valorar su progreso, ¨Empecé en casa, luego alquilé un garaje, y así fui creciendo hasta conseguir un local propio. Agradezco haber crecido lentamente porque si se cuenta con un capital uno puede abrir un salón, ver falencias y no remediarlas por tener todo armado¨, comentó.
Para conseguir su local, Martínez accedió a 3 préstamos de G. 50 millones.  En Lapatiss trabajan actualmente ocho personas.

María Martínez señala que el fuerte de su empresa es la calidad de su producto, ¨Uno debe empezar en la cocina, la gente invierte en el salón y luego el producto no es bueno.
Uno debe reconocer lo que le sale bien, cuando eso funcione podes saber cómo decorarlo. Somos conscientes de que vendemos un servicio, un lugar donde alguien te atiende bien. No es sólo comida, es una experiencia¨, dijo Martínez.

Para los servicios, en Lapatiss rescatan que en el local la dueña colabora incluso en la atención a clientes ¨Eso genera confianza; desconfía del local en donde el dueño no te atienda¨, puntualizó.
En unos meses el local inaugurará un salón que se utilizará para eventos o clientes interesados.
María invita a las personas a no rendirse ante las adversidades. ¨Muchas veces no tener la plata puede ser una bendición, porque al tenerla podes invertirla mal. Antes estuve en otro rubro y tras no tener éxito lo dejé, eso me dio la oportunidad de empezar con esto. No hay que ponerse límites, el emprendedor debe romper las reglas¨, finalizó la emprendedora.

También podría gustarte