JP Morgan se ubica en medio de la crisis

Venezuela

Bloomberg

 

JP Morgan Chase & Co. de repente se encuentra atrapado en medio de la lucha por el poder en Venezuela. El dilema ronda los índices de bonos del banco, que durante mucho tiempo han sido los estándares del sector para evaluar el desempeño de los mercados emergentes.

Después de que Estados Unidos impuso sanciones radicales al régimen de Maduro la semana pasada, las operaciones con la deuda impaga del país quedaron paralizadas, un acontecimiento que normalmente impulsaría a JPMorgan a retirar las notas de sus índices.

Pero los bonistas, así como algunos políticos venezolanos alineados con Juan Guaidó, ahora están presionando activamente para que JPMorgan mantenga la deuda en el índice.

Para los acreedores, el razonamiento es sencillo: eliminar a Venezuela del índice los presionaría a deshacerse de los valores a precios bajísimos. Para quienes apoyan a Guaidó, es un poco más complicado. Su preocupación es que, al obligar a los fondos mutuos, ETF y otros inversionistas tradicionales a desprenderse de la deuda, esta terminará en manos de fondos de cobertura que son más agresivos y potencialmente incluso litigiosos en las reestructuraciones de bonos.

Argentina

Un grupo de legisladores ha estado realizando llamadas a funcionarios de JPMorgan. Temen una reestructuración desordenada de la deuda similar a la que se vio en Argentina después de su default en 2001, lo que originó años de disputas legales que dejaron al país excluido de los mercados internacionales de capital durante una década. Algunos fondos de cobertura con sede en Londres ya han mostrado un mayor interés en la deuda venezolana ante la posibilidad de que pronto se vuelva barata.

“Ha habido conversaciones con JPMorgan”, dijo Carlos Paparoni, un legislador de la oposición y presidente de la Comisión de Finanzas del Congreso. “Nuestro interés está en una reestructuración rápida, confiable y amigable”.

También podría gustarte