Sanciones aumentan el riesgo de Rusia

Bloomberg

 

A medida que las sanciones estadounidenses contra la compañía petrolera estatal de Venezuela se extienden por el mercado, hay una compañía con más en juego que la mayoría: su contraparte rusa, Rosneft PJSC.

El director ejecutivo de Rosneft, Igor Sechin, ha encabezado personalmente el apoyo de Rusia al gobierno del presidente Nicolás Maduro, y durante los últimos cinco años, la compañía petrolera rusa ha canalizado más de US$7.000 millones a Venezuela, en gran parte a través de préstamos que serán reembolsados con futuras entregas de crudo.

Rosneft es “uno de los mayores inversionistas internacionales en la República Bolivariana de Venezuela”, según sus informes anuales, y el país es una de las mayores inversiones internacionales de la compañía.

El consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, recomendó a la comunidad financiera no comerciar con oro, petróleo u otros productos básicos de Venezuela en un tuit el miércoles. A medida que la administración Trump aumenta la presión económica sobre Maduro, la gran apuesta petrolera de Rosneft está bajo presión.

“La situación política difícil de predecir que está ocurriendo en Venezuela hoy afecta las relaciones entre los Estados, las relaciones entre las empresas”, declaró el miércoles el viceprimer ministro de Rusia, Dmitry Kozak, quien tiene la responsabilidad del sector energético. “Sería tonto negar los riesgos”.

El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, dijo a los periodistas en Moscú el miércoles que las sanciones de EE.UU. contra PDVSA eran “ilegales” y que “violan el derecho internacional e interfieren en la actividad económica” de las compañías que operan en Venezuela.

También podría gustarte