Una misteriosa firma ayuda a Maduro

Bloomberg

 

Dos meses después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, visitara a Recep Tayyip Erdogan, en Ankara, surgió una misteriosa compañía llamada Sardes.

La firma inició su actividad comercial en enero de 2018, cuando importó cerca de US$ 41 millones en oro desde Venezuela, la primera transacción de este tipo entre los dos países en registros que se remontan a 50 años. El mes siguiente, su volumen aumentó más del doble, con Sardes transportando casi US$ 100 millones a Turquía.

En noviembre, cuando Trump, firmó una orden ejecutiva que autorizaba las sanciones sobre el oro venezolano, después de enviar a una misión para advertir a Turquía sobre la operación, Sardes había sacado del país US$ 900 millones del metal precioso. No está mal para una compañía con solo US$1 millón en capital, de acuerdo con los documentos regulatorios en Estambul.

No es la primera vez que Turquía se posiciona como una alternativa para los países que enfrentan las sanciones de EE.UU., lo que potencialmente socava los esfuerzos de Washington por aislar a los gobiernos que considera hostiles o corruptos. Ankara a menudo ha probado los límites de la tolerancia de EE.UU. y la alianza entre los miembros clave de la OTAN ahora está esencialmente rota, según funcionarios de EE.UU

Alianzas cambiantes

Turquía ha encontrado cada vez más intereses comunes con países autoritarios como Rusia, China, Irán y Venezuela.

Cuando Juan Guaidó, se declaró presidente legítimo de Venezuela el mes pasado, Estados Unidos y muchos otros países occidentales se apresuraron a declararle su apoyo. Turquía se alineó con los que respaldan a Maduro.

No se sabe qué es lo que sustenta el apoyo de Turquía a Maduro más allá de una oposición general a la intromisión de Estados Unidos y los esfuerzos para derrocar a los gobiernos nominalmente democráticos.

También podría gustarte