Fútbol e historia convergen en su proyecto

El museo fútbol club resto-bar

Por Juan Martínez Castillo
[email protected]

 

Christian Harold Simbrón empezó desde temprano con un hobby, coleccionar camisetas de fútbol. Al llegar a una importante cantidad de piezas se planteó cómo exponerlas y decidió hacerlo mediante un bar temático. Con la ayuda de amigos inauguró El Museo Fútbol Club – Resto Bar.

¨La idea nace desde hace mucho tiempo, un amigo me ayudó y eso me dio el último impulso porque sólo me complicaba. Pulimos ideas y se dio todo rápido¨, relató el emprendedor.

Para la inauguración de su local realizó una inversión de U$S 20mil que destinó a la compra de muebles, pantallas led, refrigeración, instalación y detalles generales. En lo referente a cotizaciones Harold señaló que el mismo costo de sus artículos cuentan con un alto valor, pues en el caso de camisetas, no son compradas sino donadas por futbolistas. ¨Muchos futbolistas nos visitan y contamos por ejemplo con una camiseta de Romario, que nos la vendió Miguel ¨Peque¨ Benítez¨, está valorada fácilmente en mil dólares¨, detalló.

El nombre del emprendimiento nace en función a lo que buscan exponer, camisetas de utilería, medallas y cuadros. ¨Conocemos la historia de lo que exponemos, explicamos y con ello la gente también aprende¨, dijo resaltando que constantemente busca fechas importantes en la historia del fútbol para destacarlas en redes sociales, en donde cuentan con más de 15 mil seguidores.

Christian subrayó que su negocio se distingue por el campo al que apuntan, en el ambiente nacional existen locales deportivos pero el emprendedor destacó la historia como ancla de atracción para la gente. ¨Lo bueno es que detrás de esto vienen muchos amigos¨, afirmó.

A futuro, confesó que quiere seguir evolucionando en sus fortalezas y llegar a convertirse en franquicia. ¨Desde pequeño me inculcaron a que no hay que tener miedo a remarla, un tropiezo sirve solo para volver a subir. Cuando uno lucha por lo que se quiere se llega, Aprendés por el camino y te vas puliendo. Si te gusta empezá y no decaigas por los tropiezos ¨, finalizó Harold Simbrón.

También podría gustarte