Coloridas calles cargadas de cultura e historia

Carnaval, iglesias y playas sumado a un gran casco antiguo

Salvador Bahía es la capital del estado de Bahía, localizado en el nordeste brasileño. Tiene 50 kilómetros de arenas blancas, desde Inema hasta Flamengo, son varias las playas que se distribuyen entre la ciudad baja (bañada por la interminable Bahía de Todos los Santos) y la ciudad alta (de aguas atlánticas).

Uno de los paseos peatonales preferidos en el centro de la Ciudad Alta es la Praça da Sé, conectada al Terreiro de Jesús a través de la Catedral. Esta zona no solo es la puerta de entrada al histórico Pelourinho, sino que también goza de una animada vida cultural y comercial en sus numerosas tiendas y locales gastronómicos.

El mejor atardecer puede apreciarse desde este complejo de arquitectura colonial, emplazado en la Bahía de Todos los Santos, dentro de la antigua construcción funciona un pequeño museo de arte moderno y un restaurante de excelente comida típica. Los sábados a la noche se ofrecen conciertos de jazz.

Doctrina cultural religiosa
Es una ciudad de gran arraigo religioso, como demuestra la gran cantidad de iglesias y capillas antiguas que se distrubiyen en su territorio. Los templos ineludibles son la Catedral de Salvador, majestuoso ejemplar de la arquitectura manierista con más de 300 años de antigüedad; la iglesia de Nosso. Senhor do Bonfim sobre la península de Itapagipe, de rica decoración neoclásica; y el Convento de San Francisco, una de las iglesias de mayor magnificencia en el país, de lujoso estilo barroco.

Casco antiguo
Se compone de varias zonas como la plaza municipal, el Largo de São Francisco, el Pelourinho y el Largo de Santo Antônio Além do Carmo. Casonas, edificios, plazas e iglesias de los siglos XVI, XVII y XVIII pueden contemplarse y visitarse durante un paseo por el centro histórico de Bahía, el cual invita a una inmersión en los orígenes mismos de Brasil.

También podría gustarte