La Prima en el Contrato de Seguro

Por Guillermo Fronciani
Abogado

 

La prima comúnmente es conocido como el  “costo del seguro” para el asegurado. En realidad el costo del seguro es el “premio” final o bien la “prima más recargos” es decir  la tasa porcentual a aplicar sobre la suma asegurada del bien y que debe percibir el asegurador para hacer frente al pago de los siniestros que “probablemente” sufrirá y en la “frecuencia” estimada.

Pero esta prima se inicia con la prima de riesgo o prima pura que permite solventar la siniestralidad, pero  no es suficiente para sostener su actividad operativa,  puesto que,  se deben agregar los gastos de comercialización, (de adquisición o intermediación), los llamados gastos de explotación, un porcentaje de utilidad y una previsión para el caso de desvíos de siniestralidad,  coeficientes estos que serán agregadas a la prima “de riesgo” para convertirse finalmente en la “prima de tarifa” que con el recargo del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se convertirá en el llamado “Premio” o costo final del seguro.

 

Esta secuencia tiene sus principios técnicos basados en la frecuencia (de siniestros) y en las probabilidades para poder determinar esa primera “prima”. Cada aseguradora determina su prima libremente  y el “mercado” regula naturalmente cualquier desviación. No está determinada por la Superintendencia de Seguros pues de acuerdo al artículo 15° de la  Ley 827/96 “De Seguros” “…Los aseguradores establecerán libremente las tarifas de primas que le resulten suficientes para cumplir con las obligaciones que asuman y su necesaria capacitación económica financiera…”

 

El artículo 1573 del Código Civil establece que “…La prima se debe desde la celebración del contrato, pero no es exigible sino contra entrega de la póliza, salvo que se haya emitido un certificado o instrumento provisorio de cobertura…”. Esto hace referencia a la importancia de su pago como contraprestación a la asunción del riesgo por parte del asegurador, y de tal importancia que la misma norma en su artículo 1574 establece que “…Si el pago de la primera prima, o de la prima única, no se efectuare oportunamente, el asegurador no será responsable por el siniestro ocurrido antes del pago…”

 

La prima puede fraccionarse y su compromiso de pago se convierte en una obligación cuyo incumplimiento puede ocasionar inclusive la pérdida del derecho a ser indemnizado, pues financiar la prima no se trata de una novación de la deuda, pues esta no se presume.  Es una facilidad que otorga el asegurador, pues el artículo 603 del Código Civil establece que “…el libramiento de un documento o su renovación, la adición o eliminación de un vocablo y cualquier modificación accesoria, como las alteraciones relativas al tiempo, lugar o modo de cumplimiento solo modifican la obligación, pero no la extinguen…” y en este caso la obligación principal sigue siendo la misma.

 

La prima también puede compensarse es decir “…el asegurador tiene derecho a compensar sus créditos contra el tomador en razón del contrato, con la indemnización debida al asegurado o la prestación debida al beneficiario…” (Art. 1570 2do. Párrafo)

 

Un aspecto que también genera situaciones de interpretación es que “…en todos los casos en que el asegurado recibe  indemnización por el daño o la perdida deberá pagar la prima integra…” , se relaciona  con el articulo 1570 citado y tiene su fuente en el principio de que la prima se cruza recíprocamente con el riesgo, ambos son equivalentes dentro de la estructura económica y técnica de una aseguradora. La asunción del riesgo sin el retorno de la prima afectan los cimientos económicos y técnicos que posibilitan el funcionamiento del seguro que forma un capital de previsión para hacer frente a los siniestros de la masa de asegurados.

También podría gustarte