Un camino equivocado: la automedicación

Conciencia clara y educación sanitaria es clave

Muchas personas han adquirido como hábito la automedicación, que según la Federación Farmacéutica Internacional se define como el uso de medicamentos sin prescripción médica y por iniciativa propia.

Una vez finalizado su tratamiento guardan los medicamentos que estaban ingiriendo, de modo que ante síntomas similares lo puedan volver a utilizar. También están los que acuden directamente a la farmacia buscando una solución inmediata sin medir las consecuencias que esto podría ocasionar.

Para el Doctor, Juan Manuel Invernizzi lo ideal sería tener una conciencia clara y educación sanitaria óptima para comprender los riesgos y beneficios de la automedicación, siendo estos últimos casi nulos, “el desecho o no de los medicamentos una vez concluido un tratamiento no sería significativo para el control de la problemática”, destacó el profesional.

Sobre la situación de Paraguay refiere que así como a nivel mundial sigue siendo una práctica común dentro de la sociedad la automedicación.

“En nuestro país no hasta hace meses, la cantidad de medicamentos de venta libre, es decir, sin prescripción médica era mucho mayor pues los fármacos denominados antibióticos formaban parte de ese grupo especial de productos siendo de esta manera muy fácil la automedicación”, puntualizó el Doctor.

Agregó que según estudios realizados en la región donde se incluyeron a ciudades del país en más del 85% de los encuestados prevalecía la automedicación, otros estudios hablan incluso de más del 90% cifra similar a otras ciudades de Latinoamérica. Asimismo, estas personas refieren que lo volverían a hacer en un futuro.

Acudir junto a un profesional para una correcta medicación es clave, de esta manera se pueden evitar al máximo las complicaciones que acarrea la ingesta de sustancias externas al cuerpo, poder determinar la gravedad de algún síntoma de manera objetiva y adelantarse a cierto tipo de afecciones más severas de lo que realmente son percibidas por un paciente.

“Simplemente un profesional de salud médico capacitado en un grupo específico de dolencias conoce con exactitud las enfermedades, sus síntomas, sus causas y es quien tiene la capacidad de discernir qué tipo de terapéutica es la óptima según los protocolos internacionales ampliamente difundidos y su experiencia personal”, concluyó el experto.

También podría gustarte