AHORRAR DINERO… Y PAPELONES

Una buena decisión del Presidente Mario Abdo Benítez: eliminar los 18 “parlasurianos”, apelativo con sonido jurásico que nos lleva a la era meso­zoica dado el robusto primitivismo cultural que presentan algunos de los componentes de esta “elite” de parlamentarios tan inútiles como innece­sarios. Cesado el mandato de los actuales becarios de lujo, el Parlasur será integrado con legislado­res sacados de la misma cantera que abastece al Congreso Nacional.

Tendrá que ser una suerte de carga pública que diputados y senadores deberán asumir una vez al mes para asistir a sesiones en las que nadie sabe qué estudian, qué resuelven y para qué sirve lo que resuelven.

Una especie de paseíto mensual por Montevideo con todos los gastos pagos. Seguirá siendo un dispendio, pero mucho menor a los Gs. 400 millones que hoy cuesta becar a cada uno de los 18 honorables prescin­dibles del Parlasur.

Será un ahorro en dinero, pero además también economizaremos unos cuantos papelones, dado el majestuoso descono­cimiento que algunos de los actuales integrantes han demostrado res­pecto al colectivo que integran así como sobre la institución que los ha dado a luz, el Mercosur.

Por muy innecesario e intrascendente que sea el organismo, en algún momento todos se juntan y sesionan solemnemente repre­sentando a sus países.

Da escalofríos imagi­nar siquiera cuántas sandeces dirán algunos de los representantes paraguayos, uno de los cuales, recién electo, juró “hacer cumplir la Cons­titución del Mercosur”.

Esa sola majadería hubiera bastado para devolverlo a Asunción de donde nunca debió haber salido. Pero allá sigue, en la patria de Artigas, orondo en la cúspide de su rustiquez. Menos mal que ahora, MAB está poniendo las co­sas en su lugar. Era hora.

Buen ahorro de dine­ro, pero sobre todo, de papelones.

También podría gustarte