Alertan envejecimiento de la población latina

En 2050, 1 de cada 5 personas en la región será mayor de 65 años

Marcelo Cabrol, Gerente del Sector Social, BID conversó con 5días sobre las megatendencias que marcarán el futuro del trabajo, en el marco de la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con la sociedad civil que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de la Conmebol.

Las tendencias del futuro del trabajo en la región fue el tema central del encuentro. Según el experto del Grupo BID el futuro del trabajo estará marcado por dos grandes tendencias: el tsunami tecnológico y el envejecimiento de la población. Aunque existe el mito de que vivimos en una región joven, la realidad es que la fuerza laboral de América Latina y el Caribe está envejeciendo más rápido que el resto del mundo.

En 2050, 1 de cada 5 personas en nuestra región será mayor de 65 años. Al igual que el resto de la región, Paraguay tendrá la necesidad creciente de cambiar el paradigma y preparar a un nuevo tipo de fuerza laboral que va a vivir más años y que necesitará capacitarse varias veces a lo largo de su vida.

“Hoy tenemos a la internet, pero del otro extremo de complejidad tenemos a la inteligencia artificial. Es importante entender que es la primera tecnología que puede auto mejorarse, es decir, que no necesita al hombre para mejorarse, y esto pueden ser muy buenas noticias o muy malas noticias”, expresó Cabrol.

Con respecto al envejecimiento manifestó que ahora empezamos a ser cada vez más viejos, “y esto tiene preguntas de largo plazo, por ejemplo, ¿cómo van a ser nuestras jubilaciones, cómo vamos a sostener el cuidado de largo plazo de gente que cada vez vive más tiempo?, se preguntó.

Con respecto al futuro del trabajo, según Cabrol depende de que profesión, las cosas cambian de una manera u otra, “hay profesiones que son más fácilmente automatizables, y hay otras que son más difíciles de automatizar”, indicó.

Afirmó que si bien podemos traer robots para que enseñen a los chicos, “la pregunta es si socialmente queremos eso, aun cuando exista la tecnología, o podemos querer tener robots para que cuiden a nuestros ancianos con enfermedades terminales, la pregunta es si queremos esa situación. El futuro del trabajo no es solo sobre tecnología y envejecimiento, es también sobre ética, que decisiones éticas queremos tomar”, sostuvo.

Planteó que puede llegar la situación en que la tecnología es la que le da servicios a los pobres y el cuidado o toque humano quede solamente reservado para los ricos y “la discusión social que tenemos que tener es si queremos ese tipo de situación y ese orden social”, expresó.

Al ser cuestionado sobre las políticas públicas ante estos escenarios comentó que necesitamos nuevos sistemas educativos, nuevos sistemas de capacitación laboral, “necesitamos ciertamente una relación distinta entre la industria, el individuo y el Estado, esa es la primera respuesta que uno tiene, y esto es verdad en todo, pero una política fundamental es tener los foro para discutir que es aceptable en el uso de tecnología y que no. Las empresas tecnológicas tienen mucho que trabajar en esto”, puntualizó.

Representantes de la sociedad civil procedentes de 26 países de América Latina y el Caribe se encontraron en la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La sesión de apertura contó con la participación de María Florencia Attademo-Hirt, representante de BID en Paraguay, y de Humberto Colmán, viceministro de Economía y gobernador alterno del grupo BID por Paraguay.

La Representante del BID dio apertura al evento, destacando que los cambios tecnológicos automatizan más los empleos y afectan ocupaciones de mediana calificación, además de ejercer presión sobre la educación y sobre las políticas del mercado laboral y de la seguridad social. “Será necesario que la región de América Latina y el Caribe invierta más en conocimiento, en tecnología y en formación de competencias para afrontar nuevos mercados, tareas y profesiones del futuro”, resaltó.

Attademo-Hirt dijo, por otra parte, que la demanda actual de capacitación no es sólo en habilidades digitales y técnicas, sino también en habilidades socioemocionales y cognitivas, por lo que se debe preparar al ciudadano de la región para afrontar una realidad distinta.

Finalmente, especificó algunos puntos para abordar el futuro del trabajo y destacó el de la población latinoamericana y caribeña que envejece.q

También podría gustarte