El Alto Paraná

El tramo de navegación desde Puerto Pdte. Franco hasta la confluencia es cada vez más importante para la logística nacional.

JUAN CARLOS MUÑOZ
SOCIO
Club de Ejecutivos

En los últimos años se ha producido un incremento importante del uso de la vía navegable en el Alto Paraná, de la mano del crecimiento de la producción, importantes inversiones en terminales portuarias y las conexiones viales.

Esto supone el crecimiento del tráfico fluvial, en especial el de navegación por empujes, lo cual está íntimamente ligado a las condiciones de navega­bilidad en el tramo mencionado.

Sin embargo, en el 2018 y el inicio del pre­sente año, los embarques se han retrasado por el estiaje imperante, producto de las bajas cantidades de lluvia en la cuenca alta del Río Paraná, la que afecta la navegación desde la Represa de Yacyretá hasta la confluencia de los ríos Paraná y Paraguay.

Esta situación no afecta solo a la naveg­ación, sino que resulta una limitante para nuevos proyectos de inversión en la región, en especial de las industrias de procesamiento de materias primas.

Es importante entonces conjugar es­tos intereses genuinos de inversores locales e internacionales, que buscan la fiabilidad de los corredores logísticos, como base de proyectos a largo plazo donde el costo del transporte y las en­tregas en tiempo son fundamentales.

Esfuerzos de la empresa privada tienen necesariamente que ir acompañados de un firme apoyo del sector estatal, especialmente de la Entidad Binacional Yacyretá, que debe encarar con urgencia la solución de las condiciones de navegación desde el Muelle sur hasta confluencia, para asegurar la continuidad de los embarques de exportación y la recepción de import­aciones necesarias para la producción.

El futuro de una amplia región como Alto Paraná, Itapúa, Misiones, Caazapá, dependen de las decisiones al más alto nivel para consolidar el desarrollo productivo de la economía nacional.

También podría gustarte