El petróleo azul

El agua nos da vida, devolvamos el favor.

JHOJHANNI FIORINI
@jhojhanni
PERIODISTA

El agua limpia y accesible para todos es una parte esencial del mundo en el que queremos vivir y hay suficiente agua dulce en el planeta para lograrlo. Sin embargo, debido a la mala admin­istración de este recurso, producto de la falta de conciencia respecto a su importancia, el suministro de la mis­ma está en riesgo en nuestro país.

El reciente caso de mortandad de peces en el río Paraguay, despertó nuevamente las alarmas sobre el cuidado que le damos a este líquido vital. Si bien el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible descartó que la situación sea producto de una contaminación del cauce, no deja de ser cierto que la administración de nuestros ríos y lagos es lamentable.

La contaminación de los cauces hídricos con basura, y el saneamiento inadecua­do, no solo matan a la fauna, también afectan negativamente la seguridad alimentaria, las opciones de subsistencia y las oportunidades para las familias pobres de todo el país. Paraguay es muy rico en agua dulce, está entre los países con mayor riqueza del mundo, con una disponibilidad abundante.

No obstante, basta con ver los arroyos que pasan por el área metropolitana, para dar cuenta de la poca importancia que le damos al cuidado de los mismos.

Para mejorar el saneamiento y el ac­ceso al agua potable, es necesaria una mayor inversión en la gestión de estos ecosistemas y las sanciones deben ser severas contra los que atenten a la salubridad de los cauces hídricos.

El agua es comparada a menudo con el petróleo, el último tiene un valor económico fijo, mientras que el primero es más relativo. Sin embargo, el agua es necesaria para la subsistencia. El agua nos da vida, devolvamos el favor.

También podría gustarte