Prudente reserva y aceptación ante la reforma tributaria (I)

Pedro Ayala              y                   Erika Bañuelos
[email protected]               ebañ[email protected]

 

Parece benevolente, pero la naturaleza de las cosas nos invita a la suspicacia: los empresarios tienden a entrecerrar los ojos y arquear las cejas cuando se menciona la ley de reforma tributaria. Le damos, según parece, el beneficio de la duda: quizás realmente estamos ante un cambio positivo en la gestión tributaria. Aunque siempre es sano mantener bajo severa vigilancia las reformas en un Estado poco exigente consigo mismo y siempre tendiente a excederse en el gasto, vale analizar y asumir la circunstancia con tranquilidad. Da la impresión, pese al asombro que podría generar, que la enorme mayoría de los cambios y actualizaciones propuestos no resultan molestos. Apenas una quinta parte de la reforma está en entredicho y persisten las controversias. Ese 80/20 no está mal, considerando que se trata de cómo y cuánto va a afectar el Estado la economía y la vida financiera de las empresas y contribuyentes.

Más allá de sus detractores y promotores, de sus luces y sus opacidades, esta reforma procura establecer una ley fiscal, robusta, sofisticada y previsible. Y eso es una exigencia de estos tiempos y este mundo.

¿ES EL MOMENTO OPORTUNO DE TRATAR LA REFORMA TRIBUTARIA?

No. Nunca hay una coyuntura excelentísima para llevar adelante una reforma fiscal, hay muchos empresarios que sienten que el Estado los frena, no los impulsa. Incluso el humor de los contribuyentes puede ser agrio cuando caen en la cuenta de la cantidad de días que trabajan para recibir servicios deficientes. Pero este no es el debate de la circunstancia, ahora no debatimos si los gobiernos deben optimizar la calidad del gasto público, ejecutar eficientemente obras de infraestructura, mejorar la administración y la administración de justicia, antes de realizar una reforma tributaria…Estamos en un mundo globalizado en un tiempo de cambios permanentes a los que Paraguay no debe ni puede permanecer ajeno. Y, precisamente por eso, parece razonable abrir paso a una cuidadosa esperanza: estos cambios nos pueden acercar a la equidad tributaria, la redistribución de los recursos y la aceleración del desarrollo económico nacional. La clave para ello será darle importancia al consenso y valorar análisis – más allá del maniqueísmo – de la capacidad para asumir la reforma sin que termine afectando a personas distintas cuyas riquezas se quiere gravar.

ARMONIZACIÓN DE LOS IMPUESTOS A LA RENTA COMERCIAL Y AGROPECUARIA

Está previsto que el Impuesto a la Renta a las Actividades Comerciales y de Servicios (“IRACIS”) y el Impuesto a la Renta a las Actividades Agropecuarias (“IRAGRO”) sean suprimidos para dar lugar a un nuevo tributo: el Impuesto a la Renta Empresarial (“IRE”). El IRE armonizará en un solo cuerpo legal muchas de las disposiciones actuales que afectan tanto a los contribuyentes del IRACIS como del IRAGRO. En principio, adoptará la norma más conveniente al contribuyente. Pensamos que los contribuyentes del IRACIS podrían verse beneficiados con los potenciales cambios, aunque no todo lo que brilla es oro.

UNA DE CAL:

Algunos cambios ventajosos que tendrá el IRE son:

  • 1- Las pérdidas fiscales serán arrastrables y podrán compensarse hasta el 20% de la renta neta gravada de los siguientes 5 ejercicios fiscales.
  • 2- El revalúo extraordinario de los bienes del activo fijo no será reconocido como una ganancia hasta que el bien revaluado sea vendido o el revalúo reconocido sea capitalizado. Esto implica que, si por medio de una tasación se reconoce un mayor valor a los bienes este valor no va a estar gravado por el IRE salvo que los bienes se vendan o el valor de estos sea incorporado como capital de la empresa.
  • 3- Cuando la entidad paraguaya absorba el valor de los impuestos que debió haber retenido a entidades extranjeras podrá deducir el gasto en el IRE, anteriormente no podía hacerlo.
  • 4- Actualmente se abonan cuatro anticipos del impuesto considerando la ganancia que se tuvo en el año anterior. Bajo el IRE, los anticipos se determinarán en función a las rentas de los últimos 3 años.
  • 5- El valor llave será deducible cuando para la otra parte esté gravado. Actualmente es un gasto no deducible en el IRACIS.
  • 6- Tendrá una tasa única del 10% aplicable sobre la renta neta del ejercicio.
  • 7- Se eliminará la tasa adicional por distribución de utilidades del 5% debido a que se crea un nuevo impuesto, el Impuesto a los Dividendos (“IDI”).
  • Es importante destacar que los dividendos estarán gravados sólo por el IDI y ya no por el IRACIS y el Impuesto a la Renta Personal (“IRP”). Bajo el IDI, está previsto aplicar la tasa del 8% a contribuyentes domiciliados en Paraguay y, del 15% si el beneficiario está domiciliado en el extranjero. Con esto, la carga impositiva se reduce del 27,32% al 23,50% para el socio o accionista domiciliado en el exterior.

UNA DE ARENA:

No todo es color de rosas. Bajo el IRE se incorporan algunos elementos que hasta ahora no estaban contemplados en nuestro sistema impositivo. Por ejemplo, está previsto:

  • 1- Adoptar parcialmente el criterio de renta mundial. Esto quiere decir que los contribuyentes del IRE, que se encuentren domiciliados en Paraguay, al liquidar el impuesto deberán considerar también los ingresos que obtengan de las actividades y las inversiones realizadas en el exterior. Bajo el IRACIS, solo algunas inversiones realizadas en el exterior estaban gravadas.
  • 2- Establecer un tope para la deducibilidad de los intereses, los gastos por asistencia técnica y el pago de regalías cuando las operaciones se realicen con empresas o personas físicas que estén vinculadas al contribuyente, independientemente a que estén domiciliadas en Paraguay o no.
  • 3- Limitar la deducibilidad de los honorarios personales y profesionales hasta el 1% de la renta bruta (actualmente el porcentaje es del 2,5%), cuando la persona no sea contribuyente del IRP.
  • 4- Establecer un ajuste por inflación cuando ésta alcance el 20% acumulado desde el ejercicio en el que se practicó el último ajuste por revalúo. Desaparecerá la revaluación anual y obligatoria de los bienes del activo fijo.
  • 5- Supeditar la deducibilidad de los gastos realizados en el exterior a que se realice una retención efectiva de impuesto. En caso contrario, solo son deducibles hasta el 1% de la renta bruta.
  • 6- No serán deducibles los gastos por infracciones cometidas ante cualquier organismo público. Actualmente, solo las infracciones fiscales no pueden ser deducidas.

LA CEREZA DEL PASTEL

Por primera vez se incorporan normas que regulan precios de transferencia. A la vez, se mantiene el sistema de ajuste de precios – regla autóctona para determinar una renta neta presunta en la transferencia de la soja y derivados.

Cuando los contribuyentes del IRE celebren operaciones con entidades a las que estén relacionadas – independientemente a que residan en el país o en el exterior – estarán obligados a determinar sus ingresos y gastos considerando los precios que se hubieran utilizado en caso de que personas independientes realizaran las operaciones. Si no se cumple con la regla, la Administración Tributaria podrá determinar los ingresos y las deducciones de los gastos que realicen los contribuyentes.

Dependiendo del valor de los ingresos y del lugar de residencia de la entidad con la que se realice la operación, los contribuyentes deberán presentar un Estudio Técnico que incluya la documentación necesaria para demostrar que el monto de sus ingresos y deducciones se efectuó de acuerdo con los precios o contraprestaciones que hubieran utilizado partes independientes en operaciones comparables.

También podría gustarte