Su pasión por los calzados se plasma en cuero

Lilac Rosé

Por Juan Martínez Castillo
[email protected]

 

El negocio de los calzados requiere de un cuidado especial a la hora de realizar productos de manera a destacarse en un campo bastante competitivo. Karen Souza, de 36 años, decidió emprender en el área tras dar a luz a sus hijos, e inició Lilac Rosé Shoes.

“Vengo del mundo bancario. Mi vida tuvo un antes y después con mis mellizos. Tuve un tiempo hermoso en que disfruté con ellos y luego precisé echar a volar mi imaginación. Como amo los zapatos, porque mi abuelo los hacía y crecí viéndolo, me di cuenta que así podía transmitir todo lo que admiro, observo y exploro¨, relató Karen. ¨Esto me hace conectar con las personas a mí alrededor. Es mi manera de expresión más sincera”, destacó.

La emprendedora considera que el rubro del calzado sigue en constante expansión y puede brindar muy buenas opciones a las mujeres de nuestro país. “Estamos acostumbradas a utilizar calzados de afuera, por eso me tracé como meta ser una opción local verdadera para las mujeres, reunir todo aquello que precisamos a la hora de elegir”, mencionó.

Tras analizar todo esto, y considerando que desde siempre estuvo en sus planes la creación de calzados, el año 2018 marcó el inicio de su proyecto. ¨Siempre estuvo en mi cabeza, el 17 de octubre iniciamos oficialmente¨, señaló. Para iniciar con su fábrica invirtió la suma aproximada de U$S 1.500 y desde entonces continúa en constante reinversión. ¨Seguimos apostando a mejorar la producción cada día¨, dijo.

Utilizando el cuero como elemento fuerte en su gama de diseños, Lilac Rosé está principalmente dirigido a mujeres de todas las edades, apuntando a aquellas que buscan calzados de calidad, con diseño diferenciado y comodidad.

Su línea inició con sandalias preparadas para el verano. Con el tiempo empezó a producir muestras de oficina, para fiestas y en la actualidad prepara su colección destinada al otoño/invierno.

El nombre nace del cariño que Karen Souza siente por los colores. ¨Creo ciegamente que los mismos influyen en nuestro humor y dan señales positivas. Lila, mi color favorito, y el color rosado traducido al francés, me sonaban interesantes para ser combinados¨, explicó.

Según señaló, con el nombre buscaba guardar la esencia de culturas sudamericanas, americanas y europeas, y darle el toque desenfadado de creación que define a las mujeres en la actualidad.

La empresa cuenta con cinco personas trabajando de forma directa y a esto le suma la ayuda de sus proveedores de materia prima, talabarteros y zapateros.

Entre las desventajas encontradas en su emprendimiento, reconoció que si bien cuentan con cuero nacional, deben importar todo aquello que viste al calzado para mantenerse a la moda. ¨Localmente no fabricamos los accesorios¨, señaló.

En cuanto a  los desafíos que encuentra en el campo de calzados, Souza habla de la competencia y la dificultad de conseguir un buen balance entre precio y calidad, teniendo en cuenta que los calzados importados están hechos de materiales sintéticos, telas o símil cuero.

En el futuro cercano buscan continuar con la expansión de su negocio y dar pie a la mayor producción de calzados nacionales.

Considera que tomar la decisión de emprender es algo que se piensa bastante, pero lo importante es acompañar el sueño que se persigue y tener siempre un plan sustentable siendo fieles a lo que uno cree.

También podría gustarte