Otra acusación sobre Julian Assange

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue acusado la semana pasada de violar la Ley de Espionaje, al publicar información clasificada, una decisión que podría tener importantes repercusiones en la Primera Enmienda por parte de los medios de comunicación.

Assange creó vínculos con un antiguo analista de inteligencia de información para obtener y difundir documentos secretos, una conducta practicada por periodistas de medios de tradicionales. Sin embargo, para el gobierno de Estados Unidos, Assange no es un periodista.

“Julian Assange no es periodista”, dijo John Demers, asistente del fiscal general para la Seguridad Nacional del Departamento de Justicia. Sostuvo que Assange se involucró en una “explícita información clasificada”.

RESPALDO
Los defensores de la libertad de prensa comentaron que la distinción que hacen los fiscales ofrece poca protección para los periodistas. El destacado abogado especializado en la prensa Floyd Abrams expresó que Assange puede ser un personaje “acusado por su comportamiento poco atractivo”, pero agregó que la acusación “plantea problemas muy graves para la Primera Enmienda, que protege a los periodistas”.

Bruce Brown, Director Ejecutivo del Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa, calificó la acusación como “una amenaza extrema para los periodistas”.

La nueva acusación se suma al cargo de conspiración presentado de manera previa en contra de Assange por sus interacciones con Chelsea Manning, la exanalista de inteligencia del ejército que compartió cientos de miles de registros de guerra clasificados y documentos diplomáticos con WikiLeaks.

Assange, de 47 años, quien fue arrestado el mes pasado en Londres y está luchando contra la extradición a Estados Unidos, enfrenta un máximo de cinco años de prisión bajo el cargo de conspiración.

Los fiscales sostienen en la nueva acusación que Assange y WikiLeaks “alentaron repetidamente a las fuentes con acceso a información clasificada para que la robaran”.

Las revelaciones contenían los nombres de afganos e iraquíes locales que habían brindado información a Estados Unidos, así como el de otras fuentes confidenciales del gobierno estadounidense.

 

También podría gustarte