Dulces y salados parten de magia multifacética

Turquesa Dulce y Salado

Juan Martínez Castillo
jmartí[email protected]ías.com.py

Sady Salúm se inició en el rubro de la comida acompañando a su hermano, quien quería ser chef desde temprana edad. Tras ir a cursos terminó entusiasmada y comenzó a asesorarse en todos los puntos para abrir Turquesa Dulce y Salado.

¨Inicié en el 2015, desde un comienzo me planteé que si se hacía se debía hacer bien, comencé creando el logo; incluso antes de lanzar las redes sociales traté de seguir los pasos formales¨, mencionó Salúm. A la emprendedora siempre le gustó estar en constante capacitación. Mientras realizaba su tesis en la carrera de Comunicación, inició los cursos y le sirvió como puntapié para lanzarse por sí misma. ¨Cerca de los 25 años dije que podía hacer algo y me brotó¨, mencionó.

El nombre de su local tiene origen en su propio nombre pues, al tener ascendencia libanesa, sus amigos cariñosamente la llaman turca.

¨Con el juego de palabras, y considerando que me gusta el color, busqué un logo acorde y quedó. Me resultó simpático personalizar algo así¨, recordó.

Turquesa inició ofreciendo minicupcakes con más de 10 sabores que llaman la atención por ser productos personalizados. En un momento una amiga le solicitó salados y dulces y desde allí recibió mayor cantidad de pedidos. ¨Uno tiene una idea de lo que puede gustar pero el mercado te va acomodando y aportando cosas a la identidad del producto¨, mencionó.

En la actualidad, en el local se encuentran tortas de G. 68.000, cajas de cupcakes de 36 unidades a G. 100.0000 y minutas como brownies o tortas marmoladas que van de G. 4. 000 a G. 10.000. Además de sus productos en sí, Turquesa abre su local también para realizar celebraciones como babyshowers o cumpleaños.

Para acondicionar el local, Salúm invirtió G. 18 millones destinados al local en sí y otros G. 24 millones para electrodomésticos, móvil y materia prima. La emprendedora señaló que es fundamental seguir en constante evolución, y dentro de lo posible acomodarse a las tendencias.

En cuanto a la competencia en el negocio, Sady mencionó que para destacarse lo importante es siempre la inventiva. ¨Yo no inventé el café, el tema está en la forma de personalizar eso, el mercado pide sabores raros de té, cafés exóticos, y se aprecia sentarse en un lugar cómodo. No soy el primer local pero pensando un poco planteo relax, iluminación, climatización, precio, esas cosas marcan la diferencia¨, mencionó.

En el futuro, la emprendedora busca seguir ambientando y expandiendo su local; mencionó que se tomará el tiempo necesario para hacerlo con las medidas correctas.

Para los que desean emprender, señaló que no existen excusas para mantener las dudas. ¨En mi caso soy docente, consultora política y hago esto. El tiempo se hace, lo fundamental es el valor para animarse y la organización¨, finalizó.

También podría gustarte