Fracasa el intento de derrocar a Maduro

Bloomberg

 

Quizás el preso político más famoso de Venezuela, Leopoldo López, fue la clave que desenredó todo.

El intento de derrocamiento inició cuando el legislador de la oposición, Juan Guaidó, intentó provocar un levantamiento en Caracas el martes. No solamente hizo frente con soldados enmascarados que habían desertado, sino con López, su mentor y símbolo de culto en algunos círculos. Este giro dramático envió una señal que deja claro que no se trata de una simple postura. Para muchos observadores, parecía que el plan de la oposición para reemplazar al presidente Nicolás Maduro finalmente avanzaba rápidamente.

No obstante, resulta que la primera aparición de López en público en años podría haber tenido el efecto contrario y habría ayudado a condenar dos meses de negociaciones.

Fue una sorpresa para algunos en el régimen de Maduro que, después de conversar con la oposición, acordaron participar en una entrega del poder. Consideran que López es temperamental y no confían en él. Esto contribuyó a que decidieran retirarse del acuerdo, dijeron algunos de ellos, y también que no se les advirtiera sobre este evento que fue organizado a toda prisa. La administración de Trump y el equipo de Guaidó todavía están tratando de averiguar qué salió mal. Es un enigma para ellos si López fue realmente la causa. El mismo López dijo que no debería haber habido confusión alguna. Comentó a los periodistas que antes de ser liberado de su arresto domiciliario el martes, había estado hablando durante semanas con “comandantes, generales, representantes de diferentes ramas de las fuerzas armadas y la policía”. EE.UU. apunta a la envergadura del fracaso y la presenta como prueba de que, sin importar lo mal que todo salió, los días de Maduro están contados ya que el país está sumido en una disfunción y la economía en un caos. “Esto fue solo la punta del iceberg”, dijo un alto funcionario de la administración.

También podría gustarte