Las sospechas del movimiento del dinero

Prensa brasileña dibuja el esquema de lavado

El enorme volumen de dinero que se mueve a través del negocio de la exportación de reales ha motivado a que las autoridades del Ministerio Público del Brasil hayan abierto una línea de investigación con el Banco Paulista, que es corresponsal del banco Amambay de nuestro país. En un reciente artículo del diario O Globo se explica cómo funciona la ruta del dinero, por la que se movió en los años 2014 al 2016 un monto de 6.700 millones de reales.

La excusa de la banca local es que el dinero representa al negocio de venta de equipos electrónicos en las ciudades fronterizas entre Paraguay y Brasil, sin embargo, la investigación de la prensa brasileña afirma que la enorme cantidad de divisas no lo justifica. Las investigaciones apuntan a que todo nace con empresarios poderosos en Brasil, que recurrían al Banco Paulista para lavar dinero emitiendo facturas por servicios que no prestaban.

Para los investigadores el esquema sirve para limpiar divisas e introducir al sistema financiero sumas que provienen de actividades ilegales como el contrabando, tráfico de armas y drogas. O Globo recuerda que años atrás en una investigación realizada por Wikileads, el extitular de la Secretaría Nacional Antidrogas de Paraguay había indicado que el 80% del lavado de dinero se realiza a través de una sola institución bancaria paraguaya. El banco Paulista no se pronunció ante los requerimientos de la prensa de su país respecto a las operaciones de importación de divisas que hacen con el Paraguay.

AVIONES

A nivel local una sola entidad concentra el 50% del total del negocio de exportación de reales y se trata del banco Amambay. Según reconocieron sus propias autoridades, en promedio por año hacen retornar al Brasil alrededor de unos 1.000 millones de reales (US$ 240 millones). El origen del dinero asegura que es por el comercio de equipos electrónicos en Salto del Guairá, Pedro Juan Caballero y Ciudad del Este, y que un agente del banco Paulista venía al Paraguay a hacer el pedido de exportación de reales.

El dinero se despacha a través de un camión de caudales de la empresa Prosegur y luego en vuelos de la compañía TAM retornan al Brasil, pero, aclaraban que el trasportar esas sumas va por cuenta de la entidad Paulista. El presidente de Amambay, Eduardo Campos, dijo que todo este proceso es absolutamente legal y autorizado por el Banco Central del Paraguay y la Secretaría de Prevención contra el Lavado de Dinero, sin embargo, autoridades de ambas instituciones reconocieron que se solo tienen capacidad para hacer controles aleatorios sobre el origen del dinero.

CASO MESSER

Darío Messer, el doleiro de doleiros, como lo bautizó la prensa brasileña fue el socio fundador del Banco Amambay y, aunque ya no tiene parte del paquete accionario, era cliente de la entidad financiera y fue calificado como “amigo del alma” por el expresidente de la República, Horacio Cartes, quien incluso lo llevó a participar de viajes de la comitiva oficial de Gobierno. El empresario forma parte de la investigación conocida como Lava Jato en el Brasil, donde se lo sindica de ayudar a lavar activos para altas autoridades políticas de su país. El Ministerio Público del Brasil envió el año pasado una alerta a las autoridades paraguayas de que parte del esquema de sus operaciones funcionaba a través del sistema financiero local. Introducían dinero en la banca brasileña, que luego el doleiro (cambista) supuestamente transfería a cuentas en paraísos fiscales. Ahora Messer está negociando con los investigadores brasileños una delación premiada, que implica confesar cómo funcionaba el esquema del negocio a cambio de tener una menor condena. Señalan que el empresario contaba con 429 clientes, entre los que se destacan no solo políticos, sino también empresarios y deportistas.

También podría gustarte