Rivas fue desaforado de la Cámara Baja

El mismo legislador presentó el pedido

El Diputado (ANR) Tomás Rivas pidió su desafuero al pleno de la Cámara Baja y fue aprobado de ma­nera unánime.

Luego de que la jueza Leti­zia Paredes haya presenta­do el pedido de desafuero, el mismo legislador ya había anunciado que solici­taría ante el pleno para así también ser juzgado por la justicia.

“Solicito que se me juzgue de manera objetiva e im­parcial, por tal propósito pido mi desafuero”, expresó el legislador.

Rivas está imputado por el supuesto hecho de haber patrocinado a tres funcionarios particula­res sin que estos presta­ran servicio a la Cámara Baja, el caso es conocido como los “caseros de oro”.

En el desarrollo de la se­sión ordinaria, el legislador Rivas hizo su descargo respecto al tema, alegó que su caso no es como el de su excolega José María Ibáñez y que los funcionarios a su cargo sí trabajaron en el Congreso.

“No es cierto que no cum­plían función alguna en la Cámara (los tres funciona­rios) ellos mismos cobraban el 100% de sus salarios”, dijo Rivas.

Además, criticó que el Mi­nisterio Público no tuvo en cuenta todos los elementos que presentó en su defensa sobre las denuncias en su contra.

“Ni las declaraciones de los testigos, ni la propia resolución para la imple­mentación de planillas fueron tenidos en cuen­ta, lo que hace suponer otros intereses en esta causa; los propios jueces y fiscales han decidido sobre las recusaciones”, asintió Rivas.

Los famosos “caseros de oro” quienes eran pagados con dinero estatal, al igual que Rivas están imputados por los supuestos hechos de estafa. El legislador había logrado dilatar el proceso de ser desaforado desde mayo del año pasado, mediante chicanas.

Para el legislador colorado habría intereses políticos para atacarlo con estas acusaciones por lo que adelan­tó que no descarta recurrir incluso a la Corte Interame­ricana de Derechos Huma­nos.

Finalmente, el parlamenta­rio dijo que confía en que las investigaciones puedan aclarar el caso de estafa por supuestos cobros irregula­res de dinero público.

 

También podría gustarte