Una iniciativa que marca el ritmo en las oficinas

Los espacios de ocio favorecen las relaciones interpersonales

Sumergidos en la vorágine urbana, influenciados por demandas fami­liares, sociales y labora­les, algunos funcionarios pueden llegar a sufrir fatiga, irritabilidad o difi­cultad para concentrarse durante su jornada la­boral. Constantemente, los trabajadores buscan espacios de ocio para to­mar un breve descanso que los ayude a volver a sus escritorios con más ánimo.

Crear lugares de este tipo en las oficinas se ha vuelto muy popu­lar a nivel mundial. En ciudades cosmopolitas como New York, gran­des corporaciones ve­lan por el rendimiento de sus empleados de esta forma.

En Paraguay, muchas empresas apuestan por ello, por lo que se ha im­plementado el “Siestero”, iniciativa que nace de los trabajadores con el apoyo de las empresas a fin de que los colaboradores se sientan más agradecidos y comprometidos.

La Directora de Poten­cial Humano, Silvia Gil, comentó que se trata de un espacio sin celulares, donde no se trabaja ni se responden correos elec­trónicos, solo se descan­sa. El espacio está cons­tituido por una radio con música relajante, sonidos de la naturaleza, aromati­zante, agua, carteles con técnicas de respiración y juegos.

“Unos 15 minutos de abstracción no signi­fican que el empleado deje de ser productivo, una persona puede es­tar trabajando durante 8 horas, pero no estar concentrado con lo que hace. En ocasiones se pierde mucho tiem­po de productividad con las redes sociales, Whatsapp, Facebook, Instagram”, señaló la directiva.

Potencial Humano se sumó a esta propuesta y creó un espacio similar llamado Zona de Divague, “este tipo de iniciativas, una pausa ac­tiva, ejercicios en la misma zona del escritorio, generan un aumento de oxigena­ción de la sangre que llega al cerebro y hacen que el cuerpo esté predispuesto para estar de vuelta al tra­bajo”, destacó Gil.

Por otro lado, afirmó que es necesario trabajar algunas creencias limitantes de los empresarios o líderes, el he­cho de no generar un lugar porque se va a mal utilizar.

“Hay que pensar muchas es­trategias para que realmen­te esto sea algo positivo, con reglas de convivencia. Diversos estudios demues­tran que una pausa en ple­no horario laboral mejora el rendimiento, el compro­miso, las relaciones inter­personales, porque lejos de estar irritable, respiro, hago yoga, estiramientos, escu­cho música, así puedo vol­ver y encarar la respu esta a un correo electrónico o una conversación de manera más efectiva”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte