Barrera a reales pone en riesgo a la frontera

Según exministro de Hacienda, están en peligro US$ 3.250 millones

David Chamorro
@_davidchamorro

La compleja situación que desencadenó el caso Lava Jato y el negocio de los “doleiros” entre Brasil y Paraguay llevó a que el Banco Paulista suspendiera sus operaciones de importación de reales con sus corresponsales del país, como son Amambay y Atlas.

Este escenario provocó que autoridades del Estado, como el ministro de Hacienda, Benigno López, y el presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), José Cantero, viajasen a Brasilia a conversar con las autoridades aledañas para conocer la realidad de la restricción de importación de divisas. En este contexto, referentes del vecino país anunciaron el pasado miércoles que “no existe una orden por parte de los órganos reguladores de suspender la importación de reales, pero sí existe una preocupación sobre el origen del dinero”.

IMPACTO
Bajo esta premisa, el economista y exministro de Hacienda, Manuel Ferreira, explicó a nuestro medio que la afectación que se da a partir de esta barrera repercute directamente en las ciudades fronterizas del país y, por ende, en la economía a nivel macro.

“Es una situación muy compleja porque básicamente es cortarle la sangre, el flujo, a Ciudad del Este y a toda la frontera con el Brasil. Este es un negocio que, según el Banco Central del Paraguay, mueve unos US$ 3.250 millones en la actualidad; un negocio realmente importante, para Paraguay principalmente, en el orden de aproximadamente el 8% del producto interno bruto (PIB)”, resaltó.

Estos guarismos, conforme acotó el economista, son los responsables de generar empleo y gran parte de la actividad económica en toda la frontera. Puntualizó asimismo que, si no se toma una decisión inmediata en materia de políticas bilaterales, podría terminar repercutiendo en forma negativa al movimiento económico nacional.

PROCESO
Consultado sobre las alternativas para mejorar el ambiente de negocios bilaterales, Ferreira señaló que lo ideal sería “ir avanzando hacia un proceso de desarrollo relativo donde la preocupación sea de ambas partes, no solamente del Paraguay; hay que tener en cuenta que Brasil es muy tacaño muchas veces en el relacionamiento que tiene con nosotros, entonces lo importante es que si algo les molesta, también pueda crearse un sistema de compensación”.

En relación a la preocupación por el origen del dinero, explicó que nuestros propios datos nos traicionan. “Si ingresás al portal del BCP y observás los US$ 3.250 millones que se mueven bajo el régimen de turismo, uno corrobora con la Secretaría de Turismo y salta un dato de 300 mil turistas que ingresan desde el Brasil al país por año; haciendo el cálculo bruto cada uno debería consumir por unos US$ 10 mil para equiparar con la cifra total, lo cual es irreal e imposible. Ahí es donde surgen las dudas”, apuntó el exministro, sumando por último que no hay datos específicos de la cantidad de turistas que ingresan al país, demostrando la permeabilidad de los controles fronterizos.

También podría gustarte