Familia Messer deberá abonar US$ 200 millones

Es el mayor pago en el caso Lava Jato, según O Globo de Brasil

Desde los años 90, la cobertura de Dario Messer en la Avenida Delfim Moreira, en Leblon, el metro cuadrado más caro de Río de Janeiro y Brasil fue escenario de fiestas que mezclaban los mundos de la samba, del fútbol y de la política. La última de ellas, memorable para quien participó, ocurrió el año pasado, meses antes de la Operación Cambio-Desligo, que ordenó su arresto.

El doblón abrió el tercer piso del apartamento para la despedida de soltero del hijo Dan, de 27 años. La celebración para 80 invitados fue marcada por champán Veuve Clicquot y puros Gurkha Black Dragon, artículos acostumbrados en sus riegos para la elite carioca.

Estaba todo arreglado para que el heredero también gane una megafiesta de matrimonio, pero la Lava Jato apareció en medio del camino de la familia Messer. Ahora, el inmueble de tres pisos, bloqueado por el juez Marcelo Bretas por formar parte de una investigación sobre lavado de dinero, está a punto de convertirse en símbolo del mayor acuerdo de devolución de recursos de la historia de la operación en todo el país. Aunque el cambista sigue prófugo, sus tres hijos cerraron una delación premiada con los fiscales del Ministerio Público Federal (MPF) para devolver R $ 370 millones a las arcas públicas. Además, la 7ª Vara Federal de Bretas acaba de secuestrar 100 millones de dólares en bienes de Messer en Paraguay – el equivalente hoy- a más de R $ 400 millones.

Los casi R $ 800 millones (US$ 201 millones) que saldrán de las manos de la familia Messer vencen por goleada los dos mayores acuerdos hechos por la Lava Jato desde su origen en 2014. Hasta ahora, Pedro Barusco, ex gerente de Petrobras, y los hermanos doleiros Renato y Marcelo Chebar eran los recordistas – ellos devolvieron, cada uno, cerca de US$ 100 millones en los últimos años. En el caso de los dos últimos, el dinero no era de ellos, sino del ex gobernador Sérgio Cabral, preso por corrupción desde noviembre de 2016.

La eventual prisión de Messer haría que, quien aún no fue atrapado por la Lava Jato, este temblando, debido a su largo período de actuación en el submundo del cambio. En el radar de la Policía Federal desde los años 80, cuando comenzó a aparecer como operador de personalidades ligadas al samba y al juego del bicho, como el ex presidente del Salgueiro Waldemir García, el Miro. En 2005, Messer también fue citado en la CPI de los Bingos por supuestamente auxiliar al PT en el lavado de recursos de campaña. En 2018, la Operación Cambio-Desligo se convirtió en una red de operadores financieros responsable de mover cantidades bilaterales ilegalmente. Muchos de los portugueses fueron arrestados, pero Messer, considerado el número uno de la categoría, escapó. Los investigadores lo apuntan como el cerebro de un esquema de lavado de más de 1.600 millones de dólares en los últimos años.

MILLONARIOS MONTOS

Para llegar al valor de R $ 370 millones que la delación exige, los hijos de Messer – Dan, Debora y Denise – tendrán que deshacer de cuatro inmuebles, dos de ellos residenciales y dos comerciales en los barrios de Ipanema y Leblon. Además, diez cuadros, siendo varios de ellos de la autoría del pintor Di Cavalcanti, de la colección de Messer, serán entregados a la fuerza de tarea. En el material avistado por la Policía Federal durante la operación de 2018, hay hasta un dibujo con una dedicatoria de Di Cavalcanti al polaco Mordko Messer, ya fallecido, padre de Dario y apuntado como el primer doblo a actuar en Brasil. Las joyas que se han encontrado en el apartamento también se utilizarán para resarcir el erario.

La entrada de Dario en los negocios con dólares, euros, etc. se remonta a los años 90 y se dio gracias a su padre. En el mismo período, Horacio Cartes era forajido de la Justicia por evasión de divisas. Él fue acogido en el río por Mordko Messer. Nació así una asociación a largo plazo en operaciones de cambio. En el caso de los países de América Latina y el Caribe, los países de la Unión Europea (UE). En la época, una casa de cambio y un banco llamado Amambay S.A. unían las actuaciones de las familias. Además de actuar en el mercado de cambio, Cartes se convirtió en un millonario del área del tabaco y comandó hasta equipo de fútbol. Entró en la política en 2008, por el partido Colorado, y cinco años después alcanzó la Presidencia de la República.

Mientras el amigo asumía el mando del país vecino – Cartes ya declaró cierta vez que Messer es su “hermano de alma” -, los negocios del cambista prosperaban. Un levantamiento de bienes hecho por el gobierno paraguayo muestra que Messer construyó un patrimonio de casi 100 millones de dólares, el valor que Bretas quiere secuestrar. Las autoridades locales ya confiscaron siete granjas repartidas por el país, una granja, dos edificios de lujo para oficinas y 30 lotes de terrenos en el lujoso Paraná Country Club, cerca de Asunción. En uno de ellos, Messer construyó una carretera propia para acceder al río Paraná. En su granja preferida, llamada Diana, cuidaba de cerca de 8 mil cabezas de ganado y casi 9 mil hectáreas de plantación.

En Paraguay, su trío de hijos, ahora delatores, es socio de la Pegasus Consultoría y Participaciones, una empresa heredada del padre. En el proceso de delación, Dan, Debora y Denise revelaron que tenían un trust en el que mantenían 80 millones de dólares en bancos de Estados Unidos y de Mónaco. El trust era herencia del abuelo Mordko. Del total, 70 millones de dólares están siendo devueltos. El MPF hasta aceptó que los tres hijos permanecieran con 10 millones de dólares, pero ese dinero está siendo reivindicado por las autoridades paraguayas, que también investigan el carpintero. Hasta ahora, la mujer de Messer, Rosane, no entró en las negociaciones.

CONTACTOS

Cambistas y amigos del pasado afirmaron que Dario Messer no era deslumbrado con su fortuna (y, justamente por eso, atraía a tantos). “No existía arrogancia, no existía mostrar lo que tenía financieramente. “Él era simple y educado, no se sentía superior a nadie”, dijo un frecuentador de la cobertura de la Avenida Delfim Moreira.

Los recursos devueltos por la familia Messer van a engordar la robusta cuenta que la Lava Jato de Río mantiene. Ya son más de R $ 2 mil millones en la Caixa Econômica Federal. Durante el gobierno de Luiz Fernando Pezão, preso desde el inicio del año, 250 millones de dólares fueron retirados de la cuenta para el pago de pensionistas y jubilados de Río. En la época, el Estado pasaba por su crisis más aguda, con retraso de salarios servidores por falta de recursos.

El juez Marcelo Bretas quisiera transferir recursos para la inversión en hospitales federales que están con estructura precaria, como el de Bonsucesso, barrio de la Zona Norte de Río. Los trámites burocráticos obstaculizan la medida, ya que hay que justificar la conexión del dinero desviado con el problema a resolver.

También podría gustarte