Patología que da la sensación de estar lleno

Evitar cítricos y tomates

LISANDRA AGUILAR

[email protected]

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica que puede ser de tipo agudo, de aparición rápida y resolución en pocos días, o de tipo cró­nico, en cuyo caso, puede persistir durante años.

El estilo de vida saludable junto a adecuados hábi­tos alimentarios pueden prevenir esta dolencia y, en caso de padecerla, me­jorar los síntomas.

La nutricionista Mirena Torcida comentó que una de las principales causas que puede pro­vocar gastritis es la bac­teria helicobacter pylori. Desde finales del siglo XX se ha venido relacio­nando la bacteria con la patología gástrica de una u otra forma, es decir, su implicación en la úlcera gastroduodenal y como precursor de algún tipo de cáncer gástrico es in­dudable, pero también juega un papel impor­tante como causante de gastritis.

Cuando se ha estudiado su prevalencia en más de la mitad de la población mundial, se han presen­tado datos que confirman la presencia de este ger­men en el estómago.

Torcida aseguró que otras de las causas que pueden influir en el padecimien­to es el consumo crónico de antinflamatorios no esteroideos, unido a una mala alimentación.

“El tratamiento está en dependencia de la causa que la provocó y el medi­camento a consumir pue­de ser un antiácido, que es el más utilizado. Sin embargo, la bacteria se trata con un antibiótico”, puntualizó.

La especialista acon­sejó que para llevar a cabo la dieta ante la gastritis existen algu­nos alimentos que hay que eliminar del plan alimenticio, como son el alcohol, la menta, las grasas, los chocolates, las bebidas gaseosas, el café, los cítricos y el tomate.

“Las indicaciones para la dieta están en dependen­cia de los requerimientos de cada persona, de su estado nutricional”, agre­gó la nutricionista.

Los síntomas son muy variables y cada perso­na puede presentarlos en distintas formas, los principales que pueden causar este padecimien­to, según lo explicado por Torcida, son el ardor en la boca del estómago, nau­seas, vómitos, da la sen­sación de estar lleno con lo que se come, pues no se digiere correctamente.

Es aconsejable masticar y comer lentamente, así también fraccionar la die­ta en pequeños volúme­nes: desayuno, almuer­zo, comida, merienda y cena.

Finalmente, cabe desta­car que en la mayoría de los casos se mejora rápi­damente una vez inicia­do el tratamiento.

 

También podría gustarte