Prevenir a tiempo, mejor que lamentar

Control con mayor frecuencia en niños

LISANDRA AGUILAR

[email protected]

Seguramente, en va­rias ocasiones han escuchado la frase “más vale prevenir que lamentar”, y es que esta expresión popular aplica a la medicina como quizás a ningún otro aspecto de la vida cotidiana.

Detectar a tiempo cual­quier cuestión que pueda estar afectando a la salud, siempre es de gran ayuda cuando se va plantear un tratamiento efectivo. Por ello, lo recomendable es el chequeo anual. Los exáme­nes están en dependencia de la edad, salud, historia familiar y estilo de vida, como por ejemplo, qué come el paciente, y cuán activo se mantiene.

El doctor Hernán Ro­dríguez, titular de la Di­rección de Vigilancia de Enfermedades Transmi­sibles, comentó que “lo que se conoce como che­queo médico es una eva­luación en el consultorio de un doctor que incluye una conversación con el paciente y un examen físico que puede ser un análisis de sangre, orina o material fecal”.

Además, explicó que de­pendiendo de cada situa­ción se pueden realizar otro tipo de estudios como radiografía, ecografía o de tipo cardiológicos como el electrocardiograma.

En el caso de los niños, el especialista afirmó que los pediatras ha realizado un gran trabajo en el país, pues el control se hace con más frecuencia.

“Después del nacimiento del pequeño, se hace el chequeo de rutina cada se­mana. Un adulto sano, por otra parte, se debe hacer un control cada año y existen condiciones que hacen que esto varíe, como sucede en el caso de las personas con diabetes que deben acudir al médico cada 3 meses, incluyendo evaluación en consultorio y análisis”.

Agregó que las embaraza­das deben acudir a consulta cada mes y es imprescindi­ble tener en cuenta los an­tecedentes familiares de la persona, de ello va a depen­der que se realicen algunos estudios específicos para detectar enfermedades como el cáncer, ya sean de laboratorio o de tipo endos­cópicos.

ENFERMEDADES MÁS FRECUENTES

Muchos son los padeci­mientos que aquejan al país, entre los de mayor fre­cuencia se encuentran los de tipo metabólicos.

“Es muy común en Para­guay la presencia de hiper­tensión arterial, diabetes y obesidad. Los hábitos alimenticios en el país son opuestos a los que las per­sonas con estas enferme­dades deberían tener, por ello es difícil de controlar”, explicó Rodríguez.

Finalmente destacó que estas enfermedades no causan síntomas en las personas, por ello, no se sienten mal y no tienen los cuidados que se requiere en cuanto a la parte alimenta­ria o a las actividades físi­cas.

También podría gustarte