Reinventarse

SAMUEL ACOSTA
@acostasamu

La misma estéril pelea que hoy está librando el gremio taxista contra las nuevas plataformas de viajes, se repitió, en cientos de ciudades en todo el mundo.

En algunos casos, como fue en Buenos Aires, Argentina, la radicalización llevó a graves hechos de violencia mientras que en otros, como está sucediendo en Chile, el sector entendió que la tecnología más que un enemigo puede convertirse en aliado.

Así se desarrolló la aplicación Easy Taxy o en español, Taxi Fácil, que surgió de la necesidad de modernizar este servicio de transporte. A los conductores les permitió, por un lado, mejorar el servicio porque el usuario puede sabe de antemano el costo según el trayecto solicitado.

A diferencia de otras aplicaciones, Easy Taxi está regulado y está operando normalmente además de la capital chilena en las ciudades de Iquique, La Serena, Coquimbo y Concepción.

Según datos de la prensa local del 100% de los conductores, el 75% se mantiene conectado a tiempo completo en esta plata­forma, con la opción de generar ingresos aproximados de $400.000 semanales, es decir, cerca de G. 4,8 millones.

La aplicación para taxistas fue fundada en Brasil en el año 2011 y está presente 30 países y más de 420 ciudades en todo el mundo. Más de 17 millones de taxistas lo están compitiendo -como debe ser- mano a mano con otras plataformas digitales similares. En Paraguay también hay opciones similares que faltan desarrollarse y difundirse más, como son Taxi APP o la misma Taxi APTA Py.

El camino para sobrevivir en un mercado competitivo jamás vendrá por la vía de la extorsión ni el perjudicar a terceros cercando las bocas de acceso a la capital, esto solo generar más rechazo de los poten­ciales clientes y suma adherentes a las nuevas opciones de viajar. Los taxistas deben decidir entre reinventarse o desaparecer.

También podría gustarte