Riesgos de la economía del BCE se inclinan “a la baja”

De Guindos declaró que factores difieren al Brexit

Los riesgos para el crecimiento económico “se inclinan a la baja” en un contexto marcado por los renovados “vientos en contra” a los que se enfrenta la recuperación de la economía de la zona euro, lo que hace necesaria una postura acomodaticia de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), según ha señalado el vicepresidente de la institución, el español Luis de Guindos.

“Las incertidumbres relacionadas con la creciente amenaza del proteccionismo comercial, las vulnerabilidades en los mercados emergentes y los factores geopolíticos, incluidos los relacionados con el ‘Brexit’, hacen que el entorno económico sea más desafiante”, ha indicado el banquero español en una conferencia pronunciada en Lisboa.

Con el objetivo de que la inflación continúe en una senda sostenida hacia su meta ligeramente por debajo del 2% en el medio plazo, es necesaria una política monetaria acomodaticia por parte del BCE.

RESPALDO
En este sentido, el vicepresidente del BCE ha subrayado la importancia de que las entidades financieras y no financieras refuercen sus balances de cara a cualquier eventual sacudida que pudiera acontecer.

“Afortunadamente, los bancos han hecho exactamente eso en la última década”, ha destacado Guindos, señalando que los ratios de capital de los bancos sistémicos de la zona euro han aumentado desde el 10,4% a finales de 2010 hasta el 14,3% al final de 2018.

“Este aumento ha sido facilitado por la recuperación general apoyada por la política monetaria acomodaticia del BCE y es una reacción a las mayores presiones del mercado y las exigencias macroprudenciales adicionales”, ha apuntado.

A este respecto, el banquero ha destacado que la política macroprudencial se ha convertido en un complemento “crucial” para la política monetaria del BCE orientada hacia la estabilidad de precios.

“Si bien la política monetaria acomodaticia actual apoya la recuperación económica, puede generar efectos secundarios no deseados en forma de riesgos excesivos”, ha advertido Guindos, apuntando que la política macroprudencial puede contrarrestar estos excesos con su conjunto de herramientas específicas.

También podría gustarte