Un sueño se convirtió en una dulce realidad

Joven se lanza ofreciendo postres caseros

Camila Mongelos

[email protected]

La torta es un postre infaltable en las celebraciones, muchas veces logra cautivar a los invitados y se convierte en el centro de atención ya sea por su aspecto o sabor. María Laura Vielman, una apasionada por la pastelería, disfruta tanto de crear nuevos y coloridos pasteles que decidió hacer realidad sus sueños y abrió un emprendimiento donde comercializa sus postres.

“Decidí empezar este negocio porque es algo que me apasionó siempre, desde la época del colegio empecé a trabajar en esto con mi hermana mayor (vendíamos postres a otras empresas del rubro) y después ya decidí independizarme, poner un nombre propio al negocio y hacerlo con más regularidad”, indicó.


La presentación es vital para La Pastelería de Malu, tanto es así que se esmera bastante a la hora de entregar un pedido. Ofrece tortas de tres leches, chocolate, dulce de leche con variadas decoraciones, los precios por kilo rondan los G. 70 a G. 80 mil. Además presenta productos para las mesas dulces como bombones rellenos, brigadeiros y cupcakes y los precios van desde G. 2.500 a 10 mil. “Va dirigido a todas aquellas personas que gustan de los postres, que quieren lucirse en reuniones sociales, regalar un detalle dulce por cumpleaños, o que quiera organizar un baby shower o merienda entre amigos.

Los precios son accesibles y dependen de lo que el cliente esté buscando, ya que también pueden ser personalizados según el gusto de cada uno. Ahora, por ejemplo, aprovechando la época de la frutilla, la tarta tiene mucha salida y cuesta G. 80.000”, mencionó Vielman.

La emprendedora invirtió alrededor de G. 10 millones para lograr emprender, adquiriendo los hornos y los diferentes instrumentos necesarios. Actualmente busca seguir manteniéndose en este rubro gastronómico y por sobre todo continuar creciendo.

Para más información:

Correo: [email protected]

Celular:
(0981) 263 – 242

Redes sociales:
La Pastelería de Malu

También podría gustarte