Una fuente saludable de hidratos de carbono

Magali Fleitas – @magalifleitas

A la hora de cuidar la alimentación, siem­pre se buscan op­ciones que conten­gan nutrientes que ayuden al cuerpo y, por supuesto, que no contengan mucha grasa.

Uno de los alimentos ideales es la tapioca, el almidón o la fécula obtenida a partir de la raíz de la mandioca, una ha­rina blanca sin aroma y con un sabor ligeramente dulce. En ella hay un alto contenido de hidratos de carbono, mi­nerales y vitaminas, además es maleable para diversas recetas.

La licenciada en Nutri­ción, Leticia Melgarejo, manifestó que es alta­mente nutritivo y energé­tico ya que proporciona una gran cantidad de grasas saludables, proteí­nas y fibras, que ayudan principalmente a quienes realizan actividad física constantemente, aparte de mejorar la salud de los huesos y dientes, gracias a su contenido de vitami­na C y calcio. 

“Su alto contenido de vita­minas B y C, de minerales como el calcio, el magnesio, el fósforo, el zinc, el potasio y el hierro ayuda a la buena nutrición del organismo. Además, aumenta el sistema inmune, combate la acción de los radicales libres que causan el envejecimiento y permite el correcto funcio­namiento del sistema ner­vioso y muscular”, detalló.

Asimismo, mencionó que el consumo de tapioca es astringente y digestivo, por estar relacionado con el buen funcionamiento del siste­ma digestivo, ya que ayuda a controlar los malestares es­tomacales, reduciendo el nú­mero de deposiciones al día y mejorando la consistencia de las heces.

“Es muy recomendable para combatir la anemia gracias a su aporte de hierro que ayuda a reanimar las células y a ele­var las plaquetas. Sirve para adelgazar, puesto que tiene un increíble poder saciante que beneficia a quienes nece­sitan bajar de peso, cuidando siempre su consumo exage­rado, ya que esto podría oca­sionar el efecto contrario”, destacó Melgarejo.

USO IDEAL

La tapioca en sí tiene un sa­bor neutro que lo hace ideal para usarse como espesante tanto en alimentos dulces como salados que no tienen gluten.

“No es un grano, tampoco es una nuez. Por todo ello, su uso no causará problemas en las personas celiacas, con sensibilidad al gluten o con alergia a las nueces. De allí, que la harina de tapioca se in­cluye en muchos productos sin gluten y es seguro usarlo para hornear en la casa, para sopas y para realizar relle­nos”, añadió la nutricionista.

Recalcó que como todo ali­mento, se debe de controlar las porciones y el consumo. “El lado positivo de la tapioca es que no posee grasa alguna, lo que la hace valiosa como carbohidrato para nuestras comidas. Pero es perjudicial para el cuerpo si se come en exceso. Al igual que ocurre con otros alimentos como la batata, se puede consumir y aun así adelgazar si se come en pequeñas cantidades”, señaló.

PRECAUCIONES

Melgarejo aseveró que una ingesta indebida puede provocar ciertas reacciones o efectos adversos, por lo tanto, al igual que sucede con gran parte de los tubérculos, es importante asegurarse de cocinarla bien antes de comerla.

“Podría resultar tóxica si se la consume cruda, no debe exagerarse su consumo, puesto que podría tener un efecto inverso en la pérdida de peso, ayudando más bien a un incremento del mismo. Por otra parte, el exceso de este alimento podría ocasionar malestar estomacal”, concluyó.

También podría gustarte