Venezolanos son acusados de soborno

crisis

Bloomberg

 

Un exfuncionario del gobierno venezolano y un exejecutivo de Corpoelec SA, la compañía estatal de energía de Venezuela, fueron acusados por fiscales estadounidenses de aceptar sobornos para otorgar US$60 millones en negocios a empresas con sede en Florida.

Luis Alfredo Motta Domínguez, de 60 años, y Eustiquio José Lugo Gómez, de 55, fueron acusados formalmente por cargos de conspiración y lavado de dinero. Motta era hasta hace poco ministro de Energía Eléctrica de Venezuela, en tanto Lugo era el director de adquisiciones de Corpoelec, según Ariana Fahardo Orshan, fiscal de EE.UU. en Miami.

Los dos están acusados de usar cuentas bancarias en el sur de la Florida para lavar el dinero que recibieron en sobornos, según EE.UU. Motta y Lugo supuestamente otorgaron contratos a Corpoelec por un valor de más de US$60 millones a tres compañías con sede en Florida.

En un asunto relacionado, la oficina de Orshan dijo que Jesús Ramón Veroes, de 69 años, de Venezuela, y Luis Alberto Chacín Haddad, de 54, de Miami, se declararon culpables el 24 de junio de un cargo de conspiración por violar las leyes estadounidenses contra sobornos extranjeros. Ambos admitieron haber realizado pagos corruptos a funcionarios de Corpoelec a cambio de contratos. Cada uno acordó renunciar a US$5,5 millones en las ganancias que obtuvieron.

Venezuela sufrió apagones en marzo y abril que afectaron a todos en el país de unos 28 millones de habitantes. Desde entonces, la estabilidad del servicio se ha restaurado principalmente en la capital, dejando al resto del país sujeto a interrupciones diarias y a un caótico suministro de energía eléctrica mientras el gobierno intenta reparar las líneas eléctricas y subestaciones en medio de una escasez de piezas de repuesto y materiales.

También podría gustarte