Desaceleración se percibe en todos los sectores, excepto en la función pública

Elaborado por:

 

En el mes de julio la banca matriz ajustó la proyección del crecimiento del PIB desde 3,2% a 1,5% anual, además, indicadores de actividad económica fueron arrastrando caídas en los últimos meses, todo esto se trasladó al mercado laboral y condujo a la caída de los ingresos. Sin embargo, trabajadores del sector público percibieron mayores ingresos promedios, por lo que podría percibirse que la caída de la actividad económica no perjudicó a este sector. 

Evolución de la economía en el corto plazo.

La desaceleración económica tuvo efectos en diferentes sectores de la economía. Primeramente, el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAEP) realizado por el Banco Central del Paraguay (BCP) arrastra una caída desde hace ya 6 meses, disminuyendo en mayo 2,8% en términos interanuales. A su vez, esto se refleja en la caída de las estimaciones de ventas que presentó una variación de -4,6% interanual respaldado principalmente por la merma de las ventas de 6 de los 8 sectores que son considerandos para llevar a cabo el ECN – Estimador de Cifras de Negocios.

La caída de las ventas de las empresas repercutió directamente en el mercado laboral y se tradujo en el aumento del desempleo, según la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censo (DGEEC), en el segundo trimestre del año 2019, el desempleo abierto fue de 7,4% mayor en 1,5 puntos porcentuales en comparación al segundo trimestre del año pasado. Además, teniendo en cuenta la subocupación visible, la misma fue de 7,4%, esto significa que la tasa combinada de subocupación y desempleo abierto llegó al 14,9%, siendo este valor superior en 4 puntos porcentuales a la tasa combinada obtenida en junio de 2018.

Aumento del desempleo y subempleo

En términos nominales, esto significa que la población subocupada y desocupada pasó de sumar 380.288 personas en el segundo trimestre del año 2018 a 528.243 personas en el mismo periodo del presente año, es decir, para finales del mes de junio 147.955 paraguayos se encontraron subocupados por insuficiencia de tiempo o desocupados.

Esta caída de mano de obra a su vez fue acompañada de un descenso del promedio de ingresos mensuales corrientes de la población ocupada total en 4,2%. No obstante, esta baja en los ingresos lo percibieron los funcionarios privados y trabajadores independientes, no así, los trabajadores del sector público cuyos ingresos promedios mensuales ascendieron en 6,8% en términos interanuales.

Analizando el promedio de ingreso mensual corriente, de la población ocupada, según la categoría ocupacional, entiéndase, si el empleado/obrero forma parte del sector privado, público, es un trabajador independiente o empleado doméstico del segundo trimestre del 2018 contra el mismo periodo del 2019, se comprueba que, por un lado, los trabajadores del sector privado vieron disminuir sus ingresos en 4,5%, los trabajadores independientes percibieron ingresos 10,3% menores, mientras que los trabajadores del sector público se vieron beneficiados con la suba del 6,8% de sus ingresos.

Funcionarios públicos perciben mayor ingreso promedio.

De la misma manera, considerando estos ingresos promedios se verifica que en el segundo trimestre de este año los funcionarios privados percibieron el 58% del ingreso de los funcionarios públicos, esto expone que la brecha de ingresos entre un funcionario público y privado es del 42%. Lo cual da pie a la interrogativa sobre las principales causas de esta brecha, o del por qué en momentos de desaceleración económica, trabajadores del sector privado e independiente perciben menores ingresos, mientras que los funcionarios públicos vieron sus ingresos promedio mensual aumentarse.

Para analizar la brecha de ingresos existente entre los funcionarios públicos y privados se debe tener en cuenta que las decisiones sobre la asignación del salario y la asignación misma del trabajo, difieren en ambos sectores ya que, por un lado, en el sector privado estos factores son determinados por decisiones del mercado, y, por el otro, el sector público se ve condicionado muchas veces por decisiones políticas. Por ello, es importante aclarar, que para llevar una investigación más exhaustiva sobre la brecha salarial entre funcionarios públicos y privados se deben comparar los ingresos de dos trabajadores que realizando el mismo tipo de tarea en el sector público y en el privado y verificar si reciben el mismo pago o un pago diferente.

Importancia de la calidad del Gasto Público.

Sin embargo, esta diferencia de ingresos que se percibe entre el sector público y privado considerando el promedio de ingreso mensual es importante atendiendo la incidencia que posee el gasto público en salarios sobre el aumento del total acumulado del primer semestre del 2018 y 2019 es del 38%, acumulando un total de G. 7.445 millones en concepto de remuneración a los empleados a junio de 2019, valor superior en 7% a lo registrado en el sexto mes del año pasado.

En términos de cantidad de ocupados también se percibe un incremento en el sector público frente a un retroceso en el sector privado. Entre el segundo trimestre del 2018 y 2019, se verifica que la población ocupada del sector público pasó de 318.306 a 342.569 personas, esto es, una suba de 7,6% en términos interanuales. En contrapartida la población ocupada del sector privado, considerando en mismo periodo de tiempo disminuyó 1%.

Es claro que la recesión económica se tradujo en la caída de los ingresos en la mayoría de los sectores, así como en la suba del desempleo y el subempleo. Dado esto es de suma importancia que la asignación de los gastos y recursos sean destinados a mejorar el bienestar de la sociedad más aún en tiempos de recesión donde urge una mayor inversión de calidad por parte de la Política Fiscal que ayude a reactivar o al menos atenuar los choques externos como internos que tuvieron efectos tanto en la macro como microeconomía del país.

 

También podría gustarte