El humor político

El escenario político influye sin dudas en la política económica y en la economía política.

JUAN CARLOS MUÑOZ MENNA
SOCIO
CLUB DE EJECUTIVOS

Cuando los países atraviesan crisis políticas, los efectos en la economía son inmediatos, y si no se controla a tiempo pueden tener efectos devastadores.

Mucho se ha escrito al respecto en estos días, y para no repetir conceptos y frases permítanme dejarles algunos comentarios, que lejos de pretender ser absolutos son apenas percepciones de quien escribe.

Lo primero es confirmar que una gran mayoría de nosotros no pasa de la lectura de un título de prensa o un comentario radial para inmediatamente hacer críticas opiniones sobre temas que en verdad no manejamos o conocemos a cabalidad.

La maravilla de la tecnología nos permite enfrascarnos en largos “chats” que en rei-terados casos suben de tono, por la rad­icalización de algún componente del grupo, que interpretó el “título” de manera diferente.

Luego veo que no abordamos el tema de manera constructiva, que permita que la crisis se encamine a la búsqueda de un final positivo.

Todo lo contrario, de inmediato la reacción es negativa, lesiva y hasta oportunista.

Por último, y solo para no extenderme, tenemos una impenitente incapacidad de dialogar, y esto en este bendito país pareciera que se agudiza cada vez más.

Defender la institucionalidad, a las auto­ridades legítimamente constituidas, es deber de todo ciudadano, y ello debiera ser el primer camino a transitar. Esto no supone dejar de hacer un fundado reclamo de las cosas que no se han hecho bien, con sabiduría y sin violencia, y con la sana intención de enmendar errores y generar escenarios más optimistas.

Tenemos mucho que hacer en y por el PARAGUAY, hagámoslo todos juntos, con nuestros reclamos y aplausos, pero juntos. Es necesario y siempre posible.

También podría gustarte