Escuchá más y comunicá mejor

Claudia Cabrera
Gerente Comercial – Cognitio
Especialista en Investigación de Mercados

 

Últimamente estamos rodeados de personas que hablan demasiado pero no dicen nada, sus palabras están vacías y sin contenido relevante. Supongo que deberíamos ser más cuidadosos al expresar nuestro parecer. Comunicamos todo el tiempo de muchas maneras. Cuando hablamos, con gestos, con nuestra actitud, cuando callamos. A veces lo hacemos sin querer y otras queriendo. Si somos responsables de marcas o productos, tengamos en cuenta que todas las acciones comunican. Por ende, si es algo bueno, todos lo saben y si cometemos un error, también.

Por eso, cuidemos nuestras palabras, el tono y la manera en la que nos dirigimos a las distintas audiencias. Hemos sido testigos de diversas crisis en empresas donde algunos intentan confundirnos, otros niegan su implicancia o simplemente se llaman al silencio. Ninguno de los caminos mencionados es el ideal, porque el respeto y la consideración son fundamentales para lograr credibilidad. Si nos equivocamos, habría que reconocerlo y comprometernos a enmendarlo. Si omitimos lo sucedido, reafirmamos los hechos, por lo que siempre es mejor sincerarnos y dar nuestra versión, ser claros y transparentes. Escoger un lenguaje acorde al público objetivo y no dar espacio a confusiones o malos entendidos.

¿Cuál es la clave? Escuchar más, hablar menos y comunicar mejor. Prestemos atención a las nuevas tendencias, a los gustos y preferencias de nuestros clientes, a lo cotidiano, a lo urgente, a lo necesario. Existen herramientas de escucha diseñadas para cumplir con nuestras expectativas y requerimientos. Con ellas, podremos sondear cuál es la satisfacción actual de nuestros clientes, qué es lo que están buscando. Hoy a diferencia de unos años atrás, tenemos la posibilidad de interactuar con nuestros consumidores. Podemos acercarnos a ellos y volvernos parte de su vida. Recojamos la información y examinémosla, para comunicar exactamente lo que queremos comunicar.

También podría gustarte