Golden rules a lo Phelps

Las reglas de oro para alcanzar la excelencia que permitieron a Michael Phelps reescribir los records de la natación.

MARÍA HERMOSA
Product Manager
SUDAMERIS

Michael Phelps era un niño cuando el coach Bob Bowman vio en él cualidades únicas que podría pulir para convertirlo en un campeón. Dos décadas después, Bowman lanza “The Golden Rules: 10 steps to world class excellence in your life and work”. Si bien es un material sobre coaching deportivo nos brinda consejos para todos los aspectos de la vida que son muy útiles.

El libro no es un sonado bestseller y me pareció interesante justamente por eso. Comparto contigo algo de con­tenido para no “spoilear” y permitirte descubrir esta interesante obra:

Establecer una visión: debes programar la mente hacia una performance o un logro del cual quieras ser parte. A veces creemos tener una visión pero concre­tamente nos cuesta plasmarla. Habla incluso de escribirlo en un diario o por qué no hasta en un documento Excel

Adoptar una actitude “all-in”: se refiere a un compromiso total a la visión que establecimos. Bowman remarca una frase conocida que dice “La única discapacidad en la vida es una actitud negativa”

Metas de corto plazo llevan al éxito a largo plazo: Bowman utilizó con todos un “game plan”. Incluso si había que planificar los entrenamientos a los 1.068 días previos a una competencia, lo hacía. Así se podían establecer pequeños minilogros que conduzcan al éxito final.

Permanecer motivado en el largo plazo: esto es tal vez lo más complicado. Phelps admite que incluso él, con 28 meda-

llas en su record tiene días en los que no quiere entrenar. Para combatir estos días difíciles admite que adopta una actitud de “fake it untill you make it”. Indica que “eventualmente si logras convencerte que será agradable entrenar en el agua puedes hacerlo y hasta divertirte”.

Quedan 6 reglas más por descubrir en este buen material que resulta concreto y tangible en cuanto a cómo lograr desarr­ollar plenamente el potencial personal.

También podría gustarte