Lo urgente cierra paso a lo importante

Mientras dure la tormenta política, atender lo importante -por ejemplo la retracción de la economíaseguirá cediendo paso a lo urgente.

Las turbulencias genera­das por la crisis política en­mascaran cuestiones tan o más importantes que la crisis misma. Por ejemplo, la caída de ciertos tramos de las exportaciones está causando una retracción en la economía producto de la incertidumbre ge­nerada a escala global por la guerra comercial entre EE.UU. y China. Este efecto en la economía real queda como una suerte de telón de fondo para la batahola instalada en la lucha de poderes desencadenada a partir del malhadado asunto del acta bilateral de Itaipú, auténtica barrera de alta frecuencia que no deja pasar nada más.

Por ejemplo, el presidente de los ganaderos denunció que los productores no llegan a cubrir los costos de sus embarques rumbo a la faena para exportación. A nadie en el Gobierno le ha interesado investigar en profundidad el asunto. Además, añadió el titular de la ARP, las inequidades dentro del MERCOSUR en el establecimiento de cuo­tas de exportación dejan mal parado al complejo de la carne frente a sus socios interbloque quienes, más que socios, son competi­dores. Entre ellos, Uruguay se destaca por su eficiencia productiva. Con la mitad del territorio del Paraguay (y también de población), Uruguay iguala el hato ganadero paraguayo con casi 13 millones de cabezas y una tasa de fertilidad del 60% mientras la ganadería paraguaya apenas supera el 45%, dura realidad con­tra la que el gremio viene luchando sin resultados a la vista. Pese a haber abierto muchos mercados, el Paraguay se ha quedado por el camino por falta de una alianza efectiva y duradera entre el Estado y el sector privado para marketinear un producto altamente vendible.

Frente a esta realidad, quejarse no sirve de nada. Mientras dure la tormen­ta política, atender lo importante -por ejemplo la retracción de la econo­mía- seguirá cediendo paso a lo urgente.

También podría gustarte