Organizaciones son desafiadas a redefinirse

Conformar un equipo de trabajo capaz de lograr los resultados propuestos es uno de los más grandes desafíos que enfrentan las organizaciones. Para Andrés Silva, la realidad está cambiando de mane­ra significativa y los cambios sin precedentes demandan una redefinición en los esquemas de operación.

Desde su empresa Okara, se especializan en abor­dar nuevas formas de estructurar el trabajo e implantar nuevos modelos culturales en las empresas, lo que se convierte en un proceso de actualización que responde a la época.

“Las estructuras tradiciona­les son generalmente estruc­turas de dominio, donde hay todavía mucho verticalismo, liderazgos autoritarios, poca participación”, describió Silva. También mencionó al “compartimiento de estanco”, que son la división de áreas dentro de las em­presas, como una caracterís­tica propia de este tipo de empresas. En estos lugares tampoco “las personas que están debajo del organi­grama tienen el poder de incidir en los procesos de toma de decisión, y viven frustrados porque los de arriba no les entienden”.

Recordó que en una encuesta de Gallup, señala que cerca del 60% de los encuestados en el mundo dicen no sentirse compro­metidos con su espacio de trabajo. Sobre esto señaló que hay muchas empresas que no logran adaptarse a las circunstancias, sin embargo el factor estruc­tural es otro de los tantos conceptos que hoy las in­dustrias necesitan redefinir.

“Las nuevas estructuras se caracterizan, en primer lu­gar, por fomentar mayores niveles de autonomía en la gestión, no son estruc­turas horizontales, porque mucha gente cree que hay que pasar de la verticalidad a la horizontalidad, pero esta última ha demostrado también ser deficiente. Pero estas estructuras combinan lo mejor de ambas cosas. Sigue existiendo jerarquías, pero no son de dominio, sino son de desarrollo”, explicó el referente.

También podría gustarte