Primer año: La crisis política y el ojo de la tormenta

Analistas califican al gobierno con aplazo

Estamos llegando al cierre del primer año de gobierno de Mario Abdo Benítez con una importante crisis política y ejecuciones presupuestarias muy por debajo de lo que debieran.

La estabilidad política es frágil, las proyecciones macroeconómicas no son buenas y las negociaciones sobre el acta bilateral con el Brasil sobre energía excedente dejan muchas dudas. Analistas políticos conversaron con 5días sobre esta situación, analizaron al Gobierno desde su perspectiva sobre puntos altos y bajos de la cabeza del Poder Ejecutivo y la gestión de su gabinete.

Todos coincidieron en que esta administración está “aplazada”.

FERNÁNDEZ BOGADO
El analista político Benjamín Fernández Bogado opinó que el más grande problema del gobierno de Abdo Benítez es la gestión, haciendo referencia a la descoordinación del gabinete. “Si observan a lo largo de este año el jefe de gabinete (Julio Ullón) tenía su propia agenda, cuando debía estar al servicio del presidente las
24 horas llevando adelante una agenda de Estado. Eso pasó prácticamente con todos sus colaboradores y fue el modus operandi de sus ministros. El más grande problema del Gobierno de Abdo fue la gestión. Hoy, en democracia, cuando uno tiene problemas de gestión finalmente, paga las consecuencias”.

Indicó que la gran cantidad de errores del presidente de la República desembocó en la crisis política, generada a raíz del conocimiento público sobre la firma del acta con el Brasil.

“El Gobierno cierra su primer año en medio de una gran crisis, la cual es consecuencia de lo que ha sido su debilidad reiterada. Su grave problema de gestión,el no haber asumido el presidente su condición de líder del Ejecutivo, cosa que se evidencia en el tema de Itaipú, donde solo él, según la Constitución y la ley del Ministerio de Relaciones Exteriores es el responsable de las negociaciones internacionales, él no puede delegar esa condición y no saber lo que contenía un documento de negociación muy sensible para el Paraguay por temas económicos, financieros, de la Ande y, en puertas de la renegociación del Anexo C del tratado, ha dejado la conducción del Ejecutivo a sus colaboradores que no se han destacado precisamente por ser los mejores“.

OJO DE LA TORMENTA
Ante la pregunta de si la crisis política ya ha terminado o es solo una tregua de tranquilidad momentánea, el doctor Fernández Bogado expresó que esta historia aún continuará ya que está pendiente en el Congreso el pedido de juicio político y destacó que distintos sectores de la sociedad se empiezan a organizar en protesta a  la coyuntura política.

“La crisis continúa, no se resuelve más que de una manera. Se lleva adelante el juicio político, se vota si hay la cantidad de votos necesarios para pasarlo y convertir a la Cámara de Senadores en tribunal o no. Eso es lo primero que hay que hacer. Hay un pedido de juicio político. Esta cuestión de darle largas al asunto lo único que hace es mantener viva la crisis. Esta cuestión de la Fiscalía que dice que aparentemente Ferreira y Joselo podrían ser los únicos responsables del desaguisado del acta del 24 de mayo es una ofensa a la inteligencia”, expresó.

Al ser consultado por la calificación que daba a la gestión, fue categórico al decir que la del aplazo.

HUGO ESTIGARRIBIA
También opinó sobre el tema para 5días el abogado constitucionalista Hugo Estigarribia, que consideró también al gobierno como “aplazado”. Indicó que el balance es negativo al cierre del primer año e hizo hincapié en que el presidente tomó malas decisiones al elegir a sus ministros por pagar favores políticos y que le dio demasiado poder al vicepresidente, permitiendo que ponga a demasiados hombres de su confianza en puestos fundamentales para el Poder Ejecutivo.

“Yo creo que el presidente ha demostrado ser un buen operador político para llegar al poder pero un mal gobernante. Le falta liderazgo para imponer al gabinete lo que sea satisfactorio para los intereses nacionales por encima de los intereses de caciques. Le dio demasiado poder a su vicepresidente, que tiene designados hombres de su equipo en cargos de Ministerios y Viceministerios, direcciones generales dirección jurídica de entes binacionales como Yacyretá por ejemplo. O sea, los hombres de confianza del vicepresidente están en demasiados lugares clave. Le dio demasiado poder a caciques políticos que no tenían por qué tenerlo, en vez de él tener la lapicera para poner gente idónea y cuando la gente que no funciona poder destituir sin esperar

momentos de crisis como los que pasamos”, sentenció Estigarribia.

CAMILO SOARES
Por su parte, el sociólogo y analista político Camilo Soares opinó que Horacio Cartes tomó fuerza tras esta crisis haciendo referencia a que el movimiento Honor Colorado “le perdonó” el juicio político.

“Tendría que decir penosamente que me cuesta muchísimo encontrar aspectos positivos porque el principal relato de Mario Abdo era el de respetar la institucionalidad, la división de poderes, reestablecer el orden y con los episodios de las últimas semanas quedó que eso era un simple discurso de marketing”, expresó.

También podría gustarte