“Apostamos al país y reinvertimos utilidades”

Cumplen 18 años en el mercado, presentes en más de 90 ciudades

La cadena de farmacias Punto Farma cumple 18 años en el mercado nacional, alcanzando hoy más de 300 locales abiertos en 90 ciudades del país. Desde la empresa apuntan a continuar creciendo, generando trabajo para más compatriotas y acercando los productos farmacéuticos a todo el país.

Víctor Muñoz, director general de Punto Farma, señaló que están orgullosos de tener una empresa netamente paraguaya. En el 2001 empezaron con un local de 64 metros cuadrados. Iniciaron entre seis personas y hoy han logrado un crecimiento, disponiendo de un centro de distribución único y automatizado, generando trabajo para más de 2.000 colaboradores de forma directa.

Agregó que con este aniversario traen un sistema de automatización de última generación ya concluido y funcionando, único en el país, que no tiene nada que envidiar a los centros de distribución que han visitado tanto en América como en Europa, abarcando procesos de pickeado de productos, embalaje en cubetas, facturación y zunchado (tipo de armado) de las mismas, para luego ser distribuidas a sus puntos.

Otra novedad a destacar es la adquisición a fines del 2018 de 11 locales de la cadena de Farmacias Óptima, posicionándose con esto como aliados estratégicos del grupo de Supermercados Super 6 y Stock, logrando ampliar su cobertura a nivel país. Esta incorporación les permitió terminar el año 2018 con 72 nuevos puntos abiertos, récord histórico para la empresa. En total alcanzarían a más 350 personas contratadas en ese periodo.

“Procuramos hacer las cosas de la mejor manera posible, con un ambiente familiar en la empresa. El directorio está compuesto por la familia, por lo que apuntamos a permear ese trato hacia vendedores y transmitirlo luego al cliente. Tenemos planes de seguir creciendo, generando más fuentes de trabajo”, expresó Muñoz.

ÁREA SOCIAL
En la actualidad cuentan con 500 colaboradores, pero tienen problemas para conseguir gente capacitada. Por este motivo, hace cuatro años abrieron un instituto de enseñanza de carrera para poder formar a la gente que será parte de la empresa. Ahí vieron que llegaba gente con miedo de utilizar incluso la computadora, por lo que les enseñaron a utilizarla y manejar así el software de la empresa.

“Buscamos de esta manera transformar a la gente que está en el instituto. Allí también hacemos teatro de ventas, en el que simulamos una transacción normal, con incluso situaciones de crisis, para que de esta forma puedan aprender a manejarlas”, mencionó el director general.

También en el área de apoyo social, reciben aportes de clientes que otorgan pequeñas sumas en concepto de “vuelto”, donando a la compañía del Padre Trento. También un lunes de todos los meses, le donan un porcentaje de las ventas a la Fundación Asoleu.

Para Muñoz fue apasionante el camino transitado que les condujo hasta el startup del equipo, entre otras cosas; investigaciones, análisis, negociaciones, reuniones, capacitaciones en el exterior, para adquirir el conocimiento técnico necesario para operarlo, pero todo el esfuerzo económico y de tiempo incurrido no se compara en nada con la satisfacción de ver al robot farmacéutico funcionar, el cual se convierte en el proyecto bandera de Punto Farma. Este salto les permite una mayor producción, mejoras operativas, mayor flexibilidad, entre otras cosas.
“Apostamos al país y reinvertimos las utilidades, buscamos el crecimiento de la empresa, generando más puestos de trabajo para la gente. Tenemos presencia en más de 90 localidades, no todas son rentables, pero priorizamos el acceso al medicamento a la población del interior”, refirió Muñoz.

También podría gustarte