Calidad del gasto público: materia fiscal pendiente

Mentu Aliados
economí[email protected]

 

El pasado viernes el Ministerio Hacienda presentó ante el Congreso el Presupuesto General de la Nación (PGN) correspondiente al año 2020, que contempla gastos por G. 85,5 billones, cifra 6,8% mayor al presupuesto anterior. Entre los puntos más llamativos del documento comparando con el PGN 2019 se encuentran la menor participación de los recursos asignados a educación, que cayó 0,03 p.p, aunque existen promesas de aumento del 16% de las remuneraciones de docentes, una caída de 0,12 p.p. de la participación de los gastos destinados a salud y de 0,01 p.p. de los recursos destinados al sector industrial, que contrarrestan la mayor participación de los recursos dirigidos a obras públicas.

Financiación de las políticas, planes y programas

La recesión económica, la incertidumbre y la pérdida de credibilidad en el Gobierno tras los sucesos de los últimos meses son los principales desafíos con los que se encuentra la Política Fiscal para encarar la agenda del 2020. Entre los principales ejes presentados por el Ministerio de Hacienda se destaca que el PGN fue alineado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del Plan de Desarrollo de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas

Si bien esta alineación de recursos con los objetivos de desarrollo ya se percibe desde el año 2018 y 2019, se debe tener en cuenta la dificultad en acceder a información y/o identificar la fuente de financiamiento de políticas específicas, un tema fundamental, ya que de nada sirve la creación de políticas y el diseño de estrategias si las mismas no tienen asignados recursos suficientes y no van acompañadas de una gestión eficiente del gasto.

Salarios siguen determinando la asignación de recursos.

Para que exista una gestión eficiente del gasto público se debería partir de una mejora en la asignación de los recursos. En el PGN 2020, el total de salarios asciende a G. 19,5 billones, mayor en 5% en comparación al presupuesto vigente. En base al total del tesoro público, los gastos de salarios representan el 22,8%, mientras que los ingresos tributarios esperados para el próximo ejercicio fiscal suman G. 25,7 billones, con lo que se verifica que los gastos en concepto de salario de empleados públicos representarán en 76% de los ingresos tributarios, esto significa, que por cada G. 100 recaudado por la SET G. 76 serán destinados a salarios.

Considerando el PGN vigente se verifica que el 47% de los gastos obligados son destinados a remuneración en la actualidad, lo que expone que por más que este tipo de gasto no aumente considerablemente, son los que más pesan dentro de los gastos totales y esto da poco margen a que se puedan destinar mayores recursos a prestaciones sociales y gastos de inversión.

Clasificación económica del presupuesto

Tomando en cuenta el proyecto presentado por el Poder Ejecutivo, el 58% de los gastos son corrientes, que no generan ningún tipo de retorno, el 39% son gastos de capital que constituyen inversiones y el restante 3% se encuentra asignado a gastos de financiamiento. No obstante, los gastos de la deuda son los que presentan el mayor incremento considerando la clasificación funcional de los gastos, dado que aumentan 22% en comparación a lo destinado en el PGN del 2019.

Recursos destinados a principales instituciones.

En cuanto a los recursos destinados por institución se registra que los destinados al Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) ascienden a G. 7,6 billones superiores en 6,5% al presupuesto institucional del presente año. Sin embargo, la participación en el total de gatos se redujo levemente en comparación a la participación del mismo en el PGN 2018 y 2019. En lo que respecta al Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS) los egresos totalizan G. 5,8 billones, lo cual es 5% mayor a lo destinado en el presente año, pese a la disminución de 0,12p.p. en la participación de los gastos destinados a este sector.

En contrapartida, aumenta la participación de los recursos destinados al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) en 0,76 p.p., lo que es explicado por la asignación de gastos a esta institución 6,15% mayor al PGN actual, sumando G. 5,9 billones. Es primordial que estos recursos sean efectivamente ejecutados, más aún en momentos donde la actividad económica cae y se necesitan en mayor proporción medidas que ayuden a reactivar la economía por medio una mayor inversión, que genere mayores puestos de trabajo y con ello mayores ingresos.

Los antecedentes en materia de ejecución de las obras no son muy alentadores. En el año 2018 el MOPC ejecutó el 71% de su presupuesto, considerando los últimos 5 años el MOPC ejecutó el 70% en promedio, mientras que, según los datos a junio del Ministerio de Hacienda, la ejecución de esta institución fue de 30,61%.

 Para migrar a un modelo de crecimiento más eficiente se debe invertir más.

Para finalizar, un tema que se debate constantemente pero no se fomenta desde la asignación eficiente de recursos, es la de propiciar la inversión dentro del sector industrial, el cual va vinculado dentro del sector público al presupuesto del Ministerio de Industria y Comercio (MIC) cuyos gastos representarían apenas el 0,1% del total de PGN 2020.

Si bien en la teoría muchos hacedores de política coinciden en que el Modelo de crecimiento económico sustentado en el sector primario ya no tiene solidez, y que para ello se debe migrar hacia el sector de industrial y/o servicios especializados, esto debería traducirse en que desde las políticas económicas se mejore la asignación de recursos para que sean dirigidos a nuevos sectores más productivos y/o con mayor potencial.

También podría gustarte