¿Cómo está el bebé?

Enrique Zorrilla
[email protected]

 

Subsidiado y bien, muchas gracias.

Durante los primeros años de vida de sus hijos, los padres trabajan con la mente dividida. Su mayor preocupación es el bienestar de sus hijos, pero las responsabilidades laborales los obligan a estar separados de ellos buena parte de la jornada. Encontrar una guardería confiable y cercana se transforma en una necesidad y un costoso desafío. Para resolver bien esa ecuación vital, donde entran variables económicas además de constantes afectivas, han debido intervenir el Estado, los empleadores y el mercado. Así, desde el año pasado, las soluciones se han ido simplificando para las empresas y padres.

Antes, las empresas de mediano y gran porte, debían abrir y mantener guarderías en sus propios locales. Eso supone inversiones, costos, responsabilidades y riesgos ajenos a su rubro de negocios. Ahora, la reglamentación (Resolución 519/18 del Ministerio del Trabajo) contempla una alternativa: las compañías pueden optar por pagar un subsidio para que los niños estén bajo cuidado en guarderías especializadas elegidas por los padres.  Este sistema de subsidios, administrado con asesoramiento profesional, resulta conveniente: las empresas se alivian de complejidades que les son ajenas, los padres reciben sin cargo un servicio imprescindible y los niños están bien cuidados, que es lo importante.

¿Que dispone el Código Laboral con relación a las guarderías en las empresas?

La legislación establece que, las empresas que cuenten con más de 50 trabajadores de uno u otro sexo están obligados a habilitar salas o guarderías para niños menores de dos años, donde estos quedarán bajo el cuidado de profesionales capacitados, durante el tiempo de trabajo de su madre o padre.

¿En qué consiste la Resolución 519/18?

Reglamenta el artículo 134 del Código del Trabajo, en cuanto a la obligatoriedad de la implementación de guarderías. Y, además, establece además que las empresas pueden abonar un subsidio a los trabajadores para que puedan matricular a sus hijos en guarderías de su preferencia.

¿En qué consiste el subsidio y cómo se calcula?

El subsidio para guardería no forma parte del salario y al abonarlo la empresa cumple con lo establecido en la normativa laboral. Puede fijarse según el promedio de los montos cobrados mensualmente por las guarderías que se encuentran en cercanías de la empresa o planta industrial.

Independientemente a que las guarderías elegidas por los trabajadores sean públicas o privadas, la recomendación es que el monto del subsidio otorgado sea el mismo para todos los trabajadores de la empresa, así se evitan reclamos posteriores por parte de los trabajadores.

¿Cómo puede el empleador asegurarse que dicho subsidio es destinado al pago de guarderías?

La empresa puede exigir a los trabajadores que reciben el subsidio el comprobante de pago de la matrícula anual o de las cuotas mensuales de las guarderías. Si no presentan comprobantes requeridos, los padres pueden dejar de percibir el pago del beneficio.

¿Cómo debe registrarse el pago del subsidio?

El pago debe ser registrado en un documento respaldatorio o en el mismo recibo mensual de salarios, ya que en caso de una inspección por parte de la Autoridad Administrativa del Trabajo será solicitado.

¿Es adecuado implementar prácticas documentadas en las empresas para el manejo del subsidio?

A través de sus asesores profesionales, las empresas previsoras deberían establecer buenas prácticas para su Política de Guarderías. Esto supone informar por escrito y contra firma a los empleados el detalle de los documentos que los trabajadores deben presentar para comenzar a percibir el subsidio, los documentos que deben ser presentados durante el lapso y cuáles son las causales de cese del beneficio. Delimitando expresamente los ámbitos y el alcance de las responsabilidades, se evitan contenciosos.

¿Durante cuánto tiempo debe ser abonado el subsidio?

Los trabajadores podrán percibir dicho subsidio desde el momento en que lo solicitan, cumpliendo los requisitos de la Política de Guarderías de la empresa hasta que sus hijos cumplan los dos años, luego de dicho periodo el pago de este se extingue automáticamente.

¿Cuáles serían las consecuencias de no cumplir con lo estipulado en la legislación laboral?

Debemos recordar a los empleadores que, si la empresa no cuenta con guarderías que cumplan con los requisitos exigidos o, en su defecto, no paga el subsidio correspondiente para el pago de guarderías externas, está violando la normativa. Eso haría que la empresa incurra en una multa que podría ser entre 10 a 30 jornales por cada trabajador afectado. En caso de reincidencia, la multa puede duplicarse.

También podría gustarte