Sentirse en Madrid sin salir de Asunción

Alcalá Piano Bar abrió sus puertas hace un mes

Un show jovial con exquisita música, tapas españolas y tragos exclusi­vos son las propuestas del primer piano bar en Asun­ción donde los visitantes pueden sentarse en la cola de un piano a disfrutar de la velada.

Mauricio Vasconcellos vivió 2 años en Madrid. La visita a la ciudad de su hermano Marcos los llevó a realizar un recorrido por las noches madrileñas. Fue entonces que encon­traron unos locales que rompían con el tradicional concepto de piano bar, ca­racterizado por la etiqueta, el jazz y el blues.

“Queríamos un lugar más relajado, sin vestimenta reglamentaria. El show lo hacen las personas que se encuentren en el bar y no los pianistas, quienes acompañan lo que cantan los amantes de las noches asuncenas”, comentó uno de sus propietarios Mauri­cio Vasconcellos.

Con esta idea bien armada los dos hermanos arran­caron el 8 de agosto con Alcalá Piano Bar, situado en la calle Dr. Francisco Morra 1395 de la capital. “Tenemos un piano de cola Grotrian Steinweg, valuado en 19.000 euros, aproximadamente. Esta marca se encuentra entre las mejores del mundo. El piano tiene 98 años y está totalmente restaurado”, resaltó.

Cabe mencionar que a este instrumento se le hizo una adaptación: una cola de 4 metros de modo que las personas se puedan sen­tar ahí y la cola se utiliza como mesa.

El propietario destacó que desean generar cercanía entre las personas y el pia­nista, que puedan conver­sar, que el visitante vea lo que éste hace, y así crear un ambiente distendido.

Alcalá Piano Bar cuenta todos los días con música en vivo. Miércoles y jueves abren las puertas de 22:00 a 02:00 horas, y viernes y sábado de 23:00 a 04:00 horas.

GASTRONOMÍA

“Presentamos 6 tapas dis­tintas en alusión a Madrid. Los tragos son clásicos, y se destacan el martini, negroni y manhattan. Completan la carta 11 ex­clusivos tragos de la casa, diseñados por Alejandro Ayala, el barman culpable del éxito de nuestra carta de tragos”.

Refirió que el menú ex­plica si el trago es dulce o se siente más el alcohol, ofreciendo así facilidad para la elección del cliente. Tienen planeado el retorno de la inversión en 1 año y medio.

“El nombre del bar es un tributo al lugar donde na­ció la idea. Alcalá fue la en­trada de la ciudad hace mu­chos años. Buscamos que sea la puerta de entrada de Madrid en Asunción”, resaltó Vasconsellos.

Finalmente acotó que este mes las expectativas fue­ron superadas.

“Creemos que había un público que pedía este tipo de locales. Tenemos la afluencia de personas que queríamos, conversan con los pianistas y les pi­den canciones, si ellos no saben tocarlas, las anotan para que en la próxima vi­sita las puedan disfrutar. Vamos por buen camino”, concluyó el propietario.

 

También podría gustarte