Tiempo, oficios y costumbres

Desde 1991, el MAG fue convertido en una sentina de operadores políticos en la que se insumen los recursos para impulsar el desarrollo agropecuario".

“Yo sé lo que es el tiempo, pero si tuviera que expli­cárselo a otro, no sabría cómo hacerlo”. La sacra perplejidad de San Agus­tín sirve para abordar un conflicto propio de estos días: la diferencia entre el tiempo del político y el de los demás, por ejemplo, del agricultor.

Porque no todos me­dimos el tiempo con el mismo patrón.

Al político puesto en modo burócrata le importa muy poco si el asunto se resuelve hoy, pasado mañana o el año que viene. Como sea, él va a seguir cobrando su sueldo, sus gastos de re­presentación, sus viáticos y sus bonos… siempre y cuando siga en el cargo.

Al agricultor lo gobier­nan las urgencias: 90 días para cosechar el maíz, 150 la soja y 180 el trigo. Sembrar antes de la “ventana de opor­tunidad” es un riesgo y después, fracaso clavado.

Mientras, a su alrededor se mueve una cons­telación de variables: clima, precios, plagas, mercados, merodeado­res… y políticos. Cuando un productor dice “no tenemos tiempo para perderlo en cosas secun­darias” está diciendo que si aparta la vista demasia­do tiempo de su finca, el suelo le pasará factura.

Una forma de perder el tiempo sería enfrascarse con el poder en una discusión interminable sobre si este o aquel ministro va a gestionar bien o no. “Conque cause el menor daño posible nos alcanza” sentenciaba un productor paranaense.

Es difícil encontrar, después de Hernando Bertoni (1968-1990), un ministro de Agricultura que haya dejado algún rastro salvable de gestión.

Entre 1991 y la actualidad, la cartera fue conver­tida en una sentina de operadores políticos en la que se insumen todos los recursos destinados a impulsar el desarro­llo agropecuario.

El agro, en ese tiempo, se tecnificó, decuplicando sus índices de produc­ción y productividad.

Algo, en esta ecua­ción, no cierra. Sería bueno saber qué es.

También podría gustarte