¿Todo está mal?

No deberíamos reiterar malas nuevas sino hacer lo posible para mejorar la situación mirando hacia adelante.

JUAN CARLOS MUÑOZ
SOCIO
Club de Ejecutivos del Paraguay

Soy un optimista a ultranza, lo aclaro para desmarcarme de quienes a diario solo reiteran lo mal que nos está yendo, los problemas económicos y políticos, la preocupante inseguridad, en una coyuntura en que nos arrastra en un constante mal humor, criticas y demandas justificadas, aunque sin vislumbrarse una sola señal de cómo reencaminar las cosas.

Dentro del optimismo voy a plantear lo que ocurre en mi área de actividades, que refieren al transporte fluvial, el movimiento portuario, la industria naval y la logística regional como ejes sustantivos de un país interior donde hoy se están encarando una cantidad significativa de obras de infraestructura de altísimo impacto.

El corredor bioceánico que desde el puente Carmelo Peralta-Murtinho unirá a las fronteras con Argentina y Bolivia, en las localidades de Pozo Hondo e Infante Rivarola respectivamente. Ello supone una media de casi 2.000 camiones diarios en un trayecto de más de 500 kilómetros atravesando el corazón productivo del Chaco Paraguayo, los que en su viaje se estiman realizarán gastos de 300 dólares por camión a lo largo de la carretera.   Asimismo, el tan postergado segundo puente al Este y el de Asunción-Chaco-I contribuirán a dinamizar y ampliar el tránsito de camiones de importación y exportación para satisfacer el intercambio comercial con Argentina, Uruguay y Chile. Y me quedo por acá, con estos tres ejemplos, que nos invitan a pensar con más optimismo el futuro país y afirmar que NO TODO ESTA MAL.

 

También podría gustarte