La delgada línea entre ser y parecer

CLAUDIA CABRERA
Gerente Comercial
COGNITIO Especialistas en Investigación de Mercados

Hace un tiempo, la constante era acumular conocimientos en silencio, para no caer en el egocentrismo desmedido. Hoy con herramientas como LinkedIn y el “Brand­ing Personal”, algunos se han ido al polo opuesto y pasan más tiempo hablando de lo calificados que están, que se olvidaron que antes de parecer, uno debe ser.

¿En qué quedamos? Ningún extremo es bueno. Se de personas con varios títulos universitarios, que no quieren pecar de soberbios y no comunican lo que son capaces de hacer. Ellos pierden una valiosa oportunidad de explotar su potencial.

También conozco personas que tienen un excelente manejo de Redes Sociales y se especializan en mostrarnos sus infinitas cualificaciones. El problema es que de tanto alardear, en vez de cautivarnos y atraernos, generan el efecto contrario.

La línea que separa el ser y el parecer, es muy estrecha. ¿Qué podemos hacer? Utilicemos las herramientas disponibles. LinkedIn es un poderoso instrumento de promoción profesional y no se limita a ser un currículo online. Es un espacio de contacto con profesionales para com­partir experiencias y contenidos útiles.

Debemos por lo tanto: Ser transparentes: la honestidad es bastante valorada. Seamos sinceros en todo momento y más si hablamos de nosotros mismos.

Comunicar si presumir: es importante que las personas sepan de qué somos capaces, pero evitemos sobre cualificarnos.

Ser profesionales: la puntualidad y la responsabilidad, son un plus para demostrar nuestro profesionalismo.

Ser colaborativos: ayudemos siempre que sea posible. No esperemos que alguien nos pida ayuda. Adelantarnos y ofrecer nuestra ayuda, nos da puntos adicionales.

Estemos preparados y dispuestos a colaborar. No escatimemos esfuerzos en sacar a relucir nuestro potencial y en crear una red de contactos profesionales donde podamos fortalecernos y enriquecernos. Hallemos el equilibrio entre el Ser y Parecer.

También podría gustarte