Panorama incierto en Ciudad del Este

Noelia Duarte
Corresponsal Ciudad del Este

Esta fue la visión del vocero del Centro de Importadores de Electrónica y Electrodomésticos del Paraguay (CIEEP) y la Fedecámaras de Ciudad del Este al analizar la recesión que se tiene en el país y que en esta región repercute más severamente porque están ligados al comportamiento de la economía del Brasil, principalmente y la Argentina.

Según Juan Armando Santamaría, las condiciones para el desarrollo comercial son negativas porque el real ante el dólar tiene una cotización elevada para el turista, el nivel de endeudamiento del brasileño está cada vez más alto y eso afecta su poder adquisitivo, por lo que no se vaticina un pronóstico de cambios radicales.

Sin embargo, afirma que están con el espíritu positivo que en estos últimos meses del año, la sociedad consumidora haga gala “de lo que tiene y lo que no tiene”, para realizar sus compras en el microcentro y así ser un bálsamo para los comerciantes que no ven una alternativa de solución a la crisis regional que es bastante prolongada.

Al problema económico del Brasil también se suma la crisis política de la Argentina y en ambos casos no se pueden revertir a corto plazo. Los argentinos también cruzan a realizar sus compras en Ciudad del Este, pero en menor cantidad que los brasileños.

ARANCELES
Para los comerciantes y empresarios de Ciudad del Este, la revisión de la plataforma arancelaria es una necesidad que no puede ser pasada por alto por el Gobierno Nacional y piden que juntos encuentren una salida que sea la más conveniente para ambos sectores. Sin embargo, entienden que ese punto de equilibrio es difícil porque ninguno de los grupos se quiere ceder.

“Hay una cosa que deben tener en cuenta, que las fronteras de cualquier país, son fuente de empleo seguro y el Gobierno no está en condiciones de suplantar lo que se tiene en la zona, pero muchas cuestiones arancelarias y esta recesión económica, ya están afectando”, puntualizó “Tony” Santamaría.
En efecto, varios gremios de empresarios y comerciantes de la ciudad indicaron que despidieron uno a dos trabajadores al mes, porque no tienen condiciones para seguir manejando el mismo volumen de empleados, sumados al costo operativo mensual que demanda la actividad comercial en el microcentro.

También podría gustarte