¿Qué más debe quemarse?

Las llamas llegaron hasta la capital y la inconciencia continua

Por Jhojhanni Fiorini
@jhojhanni

Esta vez no fue a cientos de kilómetros, no les ocurrió a personas de escasos recursos, esta vez la inconciencia llegó hasta la capital del Paraguay. El incen­dio en el Parque Guazú Metropolitano es un grito en medio de la ciudad, un grito de la naturaleza que clama por piedad.

El fuego inició al mediodía, y no fue hasta 9 horas después y con la ayuda de vehículos aéreos que se logró aplacar el terrible incendio que consumió un gran trozo del espacio verde que ahora quedó manchado de gris. Efectivamente, estas llamas también fueron producto de la ig­norancia o bien de la estupidez humana.

Si no, no hay forma de explicar cómo se pudo haber quemado todo.

Lo que trae a la mesa de discusión también el nivel de preparación que tienen las autoridades ante los desas­tres como el ocurrido el martes pasado.

El parque que está a cargo del MOPC fue víctima de la falta de previsibili­dad de las autoridades que no fueron capaces de detectar a tiempo el foco de incendio y extinguirlo por completo.

Varios son los reclamos de los bom-beros en las últimas semanas que piden por todas las maneras a la gente que no queme basura, que no le prenda fuego a sus pastizales, que deje de contaminar el medioambiente. Pero todo esto parece en vano, los oídos de la ciudadanía no están dispuesto a hacer caso a todas estas súplicas.

Parece que parte de la idiosincrasia de los paraguayos sigue siendo el descuido al medioambiente. No se respeta a la fauna ni a la flora, se sigue arrojando basura donde sea, y se sigue prendiendo fuego a lo que sea. Las consecuencias de este destruc­tivo comportamiento tocan a nuestra puerta. Sin embargo, aún no apren­demos. ¿Qué más debe quemarse?

También podría gustarte