Aguardan resolución para comenzar obras

Última palabra queda en manos de la Municipalidad

La desarrolladora de capital chileno, Urban Domus, se encuentra a la espera de la resolución de la Municipalidad de Asunción sobre uno de sus edificios denominado Urban Ykua Sati, ya que a pesar de contar con todas las aprobaciones correspondientes, vecinos de la zona han reclamado que la misma estaría mal aprobada y que debería contar con dos pisos menos.

Mario Cuevas, gerente de Urban Domus, explicó que inicialmente la empresa condicionó la compra de la propiedad a la aprobación del anteproyecto por parte del municipio por dos motivos: el primero sería porque es una acción bastante común en Chile ya que congela el plan regulador durante un año y al ser extranjeros, tenían temor de que entre comprar el terreno y presentar el anteproyecto, las regulaciones pudieran cambiar. El segundo motivo es que esto permite obtener la seguridad jurídica de comprar un espacio y que luego efectivamente se pueda llevar a cabo el proyecto.

Así también antes de ingresar el anteproyecto presentaron una carta vinculante al municipio consultando si lo que deseaban se podía realizar, a lo que las autoridades respondieron que sí. “Por tanto, muy confiados compramos el terreno, presentamos el proyecto definitivo que también se aprobó. Presentamos una solicitud de permiso de vallado, que de igual modo fue aprobado. En paralelo hicimos todos los trámites con el Ministerio del Ambiente obteniendo su validación ambiental”, explicó Cuevas.

CONFLICTO

Una vez que colocan el vallado en septiembre de este año, los vecinos de la zona se enteran de la ejecución del proyecto e interpretan que el permiso fue mal otorgado y que no les correspondía un edificio de ocho pisos según lo que la Municipalidad aprobó, sino uno de seis. Cuevas expresó que entiende el reclamo y expresó que la ciudadanía está en todo su derecho de oponerse, e incluso cree que esta es una posible interpretación del plan regulador. “Siento que aquí el que debe responder es la Municipalidad”, detalló.

De esta forma desde la empresa están a la espera de que la autoridad se pronuncie. “Nosotros como empresa vamos a esperar y respetaremos lo que la misma diga, y no construiremos un edificio mal aprobado. El mismo se realizará sin dudas, pero lo que queda es ver cuántos niveles tendrá. Un edificio con dos pisos menos desde luego tiene un aspecto negativo en cuanto a la rentabilidad del negocio, situación ante la cual tendrán que analizar si toman alguna acción jurídica contra la Municipalidad”, refirió el gerente.

SEGURIDAD JURÍDICA

Por su parte, el presidente de la Cámara Paraguaya de Desarrollos Inmobiliarios (Capadei) Raúl Constantino, detalló que como gremio están defendiendo una postura que consideran desarrollada completamente dentro de un marco legal de honestidad. Situaciones como esta generan inseguridad jurídica y la no previsibilidad de lo que pueda ocurrir.

“Buscamos que se respete las decisiones tomadas y las ordenanzas creadas. Hemos hablado con el intendente y con el presidente de la junta a quienes expresamos nuestro gran temor ante esta situación y lo que genera dentro del gremio”, especificó.

  

También podría gustarte