Aguas azules que cubren un destino paradisíaco

San Andrés, una de las islas más visitadas en Sudamérica

Con el inmenso ca­lor que se siente ac­tualmente en suelo nacional, más de una persona ya habrá pensado en darse el gusto y escapar hacia las bellas playas que se sitúan en toda la extensión del es que se puede barajar en Colombia, es la isla de San Andrés ubi­cada en el Mar del Caribe, siendo la más grande del Archipiélago de San An­drés, Providencia y Santa Catalina. 

Uno de los lugares más visitados es el Jardín Botánico de San An­drés, un espacio que consta de ocho hectá­reas en el centro mismo de la isla, donde reina la flora que ha sobrevi­vido desde la era de los dinosaurios, hasta las plantas más evolucio­nadas que tienen asien­to en este pedazo de las Antillas, según el sitio web “Colombia.com”.

En un recorrido por el sen­dero, guías especializados muestran y explican todas las curiosidades de la flora del lugar y las característi­cas naturales de San Andrés y sus alrededores. En el ca­mino los turistas se pueden topar con plantas ornamen­tales, tóxicas, aromáticas, medicinales, comestibles y frutales.

Otro destino que visitar es Rocky Cay o mayormente conocido como Cayo Roco­so, se trata de un cayo de suelos rocosos totalmente deshabitado, donde la ac­tividad más famosa es la práctica de snorkel. 

Una de las características de este sitio es que no cuenta con orillas de arena corali­na, más bien suelos rocosos hechos por la erosión del mar, donde sobresalen al­gunas pocas palmeras que se encorvan debido a los vientos caribeños.

Como tercer punto del tour, se encuentra el Parque Regional de Mangle Old Point, un santuario de flora y fauna ubicado en el lado oriental de la isla, cerca del centro de la ciudad. En el sitio se puede observar un área de manglares con meji­llones, cangrejos, iguanas y lagartos y una inmensidad de aves.

Finalmente, como broche de oro, al suroeste de San Andrés, se encuentra el Parque West View, una espectacular piscina na­tural donde los visitantes pueden ingresar a la cueva de la Sirena y las cabañas hechas con madera de coco. Según “Colombia Travel” el lugar es ideal para nadar y deleitarse con frutas como mango, tamarindo, piña y ciruela.

La época ideal para ir hasta allí va entre los meses de noviembre, diciembre y mayo, con cielos despeja­dos y un sol radiante.

También podría gustarte