Auditoría de Información Financiera

¿En qué pensamos cuando hablamos de auditoría de estados financieros?

Cuando una persona escucha las pa­labras “auditoría de estados financie­ros” lo primero que se presenta a la mente es la revisión de documentación física, inventarios, listados de mayores, asientos contables, balances de saldos, normas con­tables, normas de auditoría, asistentes de auditoría, seniors de auditoría, gerentes de auditoría, socios, etc.

Estos elementos y funciones forman parte del proceso auditoría que, salvo por el uso de sistemas de procesamien­to computadorizados, no ha variado significativa o disruptivamente por al menos 150 años. Sin embargo, en un futuro cercano, esta situación ya no será igual.

EL ABORDAJE SOBRE GRANDES VO­LÚMENES DE INFORMACIÓN

Así como el correo electrónico desplazó silenciosamente al fax, teletipo (“télex”) y al correo tradicional las nuevas tecnologías irán haciendo su trabajo en la auditoría de estados financieros. ¿Por qué? La respuesta es el gran volumen de información que una entidad auditada administra, procesa y uti­liza y que está generando un cambio en el modo de hacer negocios.

Dicho volumen de información o “Big data” va más allá de un archivo de información “plano” generado por un sistema de infor­mación o el ensamblado de planillas elec­trónicas complejas.

El uso masivo de internet como vía de trá­fico de información, la generalización de las redes sociales, el “boom” de las compras on-line, la paulatina desaparición del di­nero físico por el dinero electrónico, el uso de la “nube” o la facturación electrónica, entre otros, modifica y modificará sustan­cialmente el abordaje de cómo auditar una entidad.

Estudios analizados por PwC estiman que el 80% del trabajo de auditoría es invertido en el procesamiento de información y sólo el 20% en el análisis de los resultados que tal procesamiento arroja.

Las nuevas tecnologías irán revirtiendo la curva haciendo que el 20% del tiempo será dedicado al procesamiento de informa­ción y el restante 80% al análisis de tales resultados. El uso de robots informáticos irá transformando el trabajo documental y muestral a verificaciones “on-line” sobre universos completos.

LOS CONOCIMIENTOS APLICADOS DEL AUDITOR EXTERNO DEL FUTU­RO (CERCANO)

El análisis sobre altos volúmenes de infor­mación requerirá del up-skilling (delta de conocimiento) de los profesionales de hoy y plantea un desafió importante:

¿SE ESTÁ EDUCANDO/CAPACITAN­DO/PREPARANDO AL PROFESIONAL PARA ESTE DESAFÍO?

Es probable que al auditor externo le sea requerido conocimientos que van más allá del cumplimiento de una norma profesio­nal o regulación.

Deberá estar capacitado para administrar nuevas herramientas y analizar con mayor profundidad los resultados que el proceso de datos arroje ya no sobre una muestra sino sobre el universo de información.

EJEMPLO 1:

La utilización de herramientas como la fac­turación electrónica permite al fisco acer­carse a la posibilidad de generar y enviar al contribuyente sus declaraciones juradas (en ciertos territorios es un hecho).

¿El auditor externo seguirá analizando el cumplimiento de obligaciones tributarias de una entidad financieras como hasta hoy (revisión documental)? o deberá analizar si la información que el fisco procesó es con­sistente con los registros del procesamien­to que posee el contribuyente.

EJEMPLO 2:

Una entidad especializada en retail (consu­mo masivo) lanza una plataforma de venta on-line con pagos 100% a través de medios electrónicos y sin poseer locales de venta directa al público.

¿Seguirá el auditor externo evaluando el proceso de control interno y realizando testeos mediante muestras documentales de ventas, cierre de caja e inventarios? o comenzará a aplicar robots que verifiquen la trazabilidad “end to end” de cada tran­sacción, incluyendo el cumplimiento de regulaciones fiscales.

Para mayores detalles, pueden visitar: http://academy.pwc.com.py/ en la sección revista “Insights”.

 

También podría gustarte